Ajuste laboral

IBM recortará unos 10.000 empleos en Europa ante su inminente división en dos

La medida busca reducir costes y preparar a la compañía para su nuevo futuro. El gigante tecnológico no aclara si los ajustes afectarán o no a España

Edificio de oficinas con el logo de IBM.
Edificio de oficinas con el logo de IBM.

IBM planea recortar unos 10.000 puestos de trabajo en Europa en un intento de reducir costes en su unidad de servicios de lento crecimiento, y preparar así el negocio para una empresa que será independiente, después de que el gigante tecnológico anunciara el pasado octubre que se dividará en dos, según informa Bloomberg.

Los ajustes afectarán aproximadamente al 20% de la plantilla en la región, según personas conocedoras consultadas por la citada agencia. Reino Unido y Alemania serán los países más afectados por el recorte, que también afectará a Polonia, Eslovaquia, Italia y Bélgica. En España la compañía no ha querido hacer comentarios tras consultarle este periódico, dejando en el aire si afectarán o no los recortes al país.

Según un dirigente sindical, IBM anunció sobre estos despidos previstos en Europa a principios de noviembre durante una reunión con representantes de los trabajadores del Viejo Continente.

En una nota enviada por correo a Bloomberg y a CincoDías, la compañía se limita a decir que "las decisiones sobre nuestra plantilla se toman con el propósito de dar el mejor soporte a nuestros clientes en su viaje para adoptar la plataforma de nube híbrida y capacidades de inteligencia artificial". IBM añade que están reinvirtiendo en su negocio y que continúan haciendo inversiones en formación y desarrollo de habilidades "para que los profesionales de IBM puedan cumplir mejor con las necesidades de los clientes".

La agencia añade que el más afectado será el negocio de servicios de TI heredados de IBM, que maneja las operaciones de infraestructura del día a día, como gestión de centros de datos de clientes y soporte tecnológico para la instalación, operación y reparación.

La multinacional ya dijo el pasado octubre que va a escindir su negocio de servicios de infraestructuras para centrarse más en el cloud computing, un negocio con más altos márgenes que ha experimentado un impulso a medida que las empresas aceleran su transformación digital.

La compañía pretende que esta nueva división, con un negocio de 19.000 millones de dólares y una cartera de pedidos de 60.000 millones, cotice por separado en Bolsa y se afiance como líder mundial en el sector, donde compite con empresas como BMC.

IBM ya venía recortado sus negocios heredados a lo largo de los años para centrarse en la nube, con el objetivo de compensar la ralentización de las ventas de software y la demanda estacional de sus servidores y mainframes. La empresa, que durante los últimos años ha cedido terreno a Amazon, Microsoft y Google en el floreciente sector de la nube, donde los clientes alquilan potencia informática en lugar de comprarla, confía en que con la digitalización las empresas recurrirán cada vez más a la infraestructura subcontratada y al uso de los servicios cloud. La compañía, que espera completar la escesión antes de finales de 2021.

En los nueve primeros meses de 2020 IBM obtuvo un beneficio neto de 4.234 millones de dólares (3.599 millones de euros), un 26,5% menos que en el mismo periodo del año pasado, mientras que las ventas de la multinacional sumaron 53.253 millones de dólares (45.268 millones de euros), un 3,8% menos.

Arvind Krishna, consejero delegado de IBM, aseguró durante la presentación de resultados que la separación del negocio de servicios de infraestructura para crear una empresa independiente intensifica el enfoque de la compañía en la plataforma de nube híbrida abierta y sus capacidades de IA. "Esto acelerará nuestra estrategia de crecimiento y posicionará mejor a IBM para aprovechar la oportunidad de 1 billón de dólares en la nube híbrida", aseguró.

Normas
Entra en El País para participar