Los titulados universitarios españoles sufren el doble de paro que sus homólogos europeos

Las preferencias de los españoles para elegir titulación no explican esta situación, según el Banco de España

Estudiantes de la Universidad de Navarra estudian en la biblioteca Ampliar foto
Estudiantes de la Universidad de Navarra estudian en la biblioteca

La tasa de paro de los titulados universitarios españoles de entre 30 y 34 años fue en 2018 de, aproximadamente, el doble que la de los titulados europeos de la misma edad, según un informe publicado hoy por el Banco de España. Para el ente supervisor, el problema radica en la calidad de la educación y no en las preferencias que se tienen en España a la hora de formarse. Además, en su estudio apunta que los problemas estructurales de la economía española también son causantes de esta situación, ya que se trata de una economía con pocas oportunidades para recién titulados. Como consecuencia, en España, los universitarios desempeñan empleos menos cualificados.

Las ciencias sociales y jurídicas son las titulaciones más demandadas tanto en España como en la zona euro en los individuos de esas edades, un tercio del total. Detrás están la ingeniería y la sanidad. Aunque el patrón general sea similar, en España hay más demanda de las carreras de educación, tecnologías de la información y la comunicación, sanidad y servicios. Esta especialización de los universitarios españoles se ha acrecentado desde la crisis de 2008. En 2018 la tasa de paro de los licenciados españoles de entre 30 y 34 años fue mucho más alta que la de sus homólogos europeos (9,8% frente a 5,8%) para todas las titulaciones salvo en artes, humanidades e idiomas.

Por géneros, la diferencia entre las tasas de paro de hombres y mujeres universitarios en España era de 1,9 puntos porcentuales en 2006, seis décimas más que en el área del euro. En 2018, esta diferencia era de 1,6 puntos, con un 8,9% de paro en los hombres y un 10,5% de paro en las mujeres. Respecto a la tasa de ocupación en mujeres cualificadas, ha mejorado sustancialmente, al pasar del 40,9% en 2006 al 45,4% en 2018. Por su parte, la tasa de ocupaciónno ha mejorado tanto entre los hombres más cualificados: un punto en el mismo periodo de tiempo.

El estudio revela también que los graduados universitarios españoles trabajan en puestos de elevada cualificación en una proporción menor que la europea. En 2006, la situación era similar, con proporciones todavía inferiores en todas las carreras.

Para el Banco de España, si la distribución en la elección de las carreras universitarias fuese como la europea, el paro entre los jóvenes sería prácticamente el mismo, ya que la evidencia sugiere que el mayor desempleo entre los españoles no se debe a haber elegido titulaciones con menos oportunidades laborales que las que se elige en el resto de europa.

Normas
Entra en El País para participar