Zuckerberg sigue haciendo su show a costa del Congreso de EE UU

Los jefes de las ‘big tech’ comparecen con frecuencia ante los senadores, sin resultados en la legislación

Comparecencia remota de Mark Zuckerberg ante el senado de EE UU, el martes 17.
Comparecencia remota de Mark Zuckerberg ante el senado de EE UU, el martes 17. REUTERS

Al Congreso parece gustarle el show de Mark Zuckerberg. El jefe de Facebook ha sido interrogado por los legisladores de Estados Unidos seis veces en más de dos años, un alto número de visitas repetidas para un alto ejecutivo. Otros jefes de las big tech también han hecho múltiples apariciones. Sin embargo, los políticos no han logrado aprobar nuevas reglas de privacidad, moderación de contenido o antimonopolio. La ineficacia de las comparecencias afecta a la credibilidad del Congreso.

La última aparición de Zuckerberg ante los focos del DC fue el martes, cuando se sentó virtualmente ante el Senado. Se le preguntó de nuevo sobre la adquisición de Instagram en 2012, y repitió su defensa habitual: que no era obvio en ese momento que se convertiría en el éxito que tuvo.

También afirmó que Facebook no es una empresa editora y abogó por vagas reformas de la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, una ley que proporciona protección para el contenido publicado por los usuarios, otras dos posiciones que ha impulsado en el pasado.

Zuckerberg ha perfeccionado su tono estoico y práctico a lo largo de sus diversas apariciones en el Congreso. Le ha ayudado a evitar los momentos trampa en los que han tropezado otros máximos ejecutivos, como el exjefe de Wells Fargo John Stumpf.

De la misma manera, el jefe de Twitter, Jack Dorsey, en su cuarta audiencia ante el Congreso, también habló de una manera distante que difirió de su primer testimonio, más apasionado, en 2018.

Mientras tanto, el Congreso ha ido en la otra dirección. Ambos partidos creen que las empresas tienen demasiado poder, pero a veces los legisladores se ponen en situación comprometida confundiendo las tecnológicas, como cuando el representante de Iowa Steve King y otros preguntaron al jefe de Alphabet, Sundar Pichai, sobre el iPhone de Apple.

El Congreso tiene una serie de razones por las que quiere controlar Facebook. Además de las preocupaciones antimonopolio, la moderación de contenidos ha sido centro de atención durante las elecciones de este año. Eso ha llevado a llamamientos más potentes para renovar o revocar la Sección 230, que provee la protección de responsabilidad.

Zuckerberg acudió por primera vez al Congreso en abril de 2018 después del escándalo de Cambridge Analytica sobre el mal uso de los datos de los usuarios y la interferencia rusa en las elecciones de 2016. Los legisladores han propuesto un torrente de proyectos de ley que abordan estos temas, junto con la privacidad. Aunque las comparecencias son largas, han resultado en gran medida inofensivas para los ejecutivos. No hay ninguna legislación real y práctica que se haya tomado formalmente en serio las plataformas.

Los legisladores han prometido llamar a los jefes de las big tech de nuevo el próximo año, en el Congreso renovado. Con las divisiones partidistas cada vez más agudizadas después de las elecciones, seguirá pareciendo que los legisladores de Washington ladran mucho y muerden poco.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías