Valor a examen

Rovi, entre la expectación por la vacuna y la realidad

Toca máximos y exprime su potencial tras el hallazgo de Moderna, cuya vacuna Rovi

distribuirá a nivel global

Rovi, entre la expectación por la vacuna y la realidad

El mundo está deseando erradicar la pandemia y cualquier noticia sobre una solución médica desata la euforia en el mercado. El anuncio de Pfizer y Moderna de que sus vacunas han mostrado una efectividad de más del 90% en la fase III de sus estudios ha hecho replantear las previsiones económicas y ha devuelto el dinero a sectores muy penalizados en Bolsa.

Las farmacéuticas también han disfrutado de este momento dulce en las Bolsas, aunque en su caso se trata más de una prolongación de la buena racha, especialmente en el caso de aquellas que han vinculado parte de su actividad a erradicar el Covid.

Rovi ha tocado esta semana máximo histórico, a la altura de los 39 euros. El laboratorio madrileño se encargará del proceso final de la producción de la vacuna de Moderna para distribuirla por todo el mundo excepto en EE UU. Para Renta 4 supone otro importante catalizador para la empresa. “Se encuentra en un momento muy positivo, con unos robustos fundamentales que soportan el negocio a medio plazo”, comentan Ana Gómez y Elena Rico, analista y gestora del banco, respectivamente.

El impulso de Rovi ha venido marcado también por “la franquicia de heparinas de bajo peso molecular, sumado a la elevada visibilidad y rentabilidad del negocio de inyectables”, señalan las expertas. Rovi es una de las posiciones del fondo Renta 4 Megatendencias Salud. El laboratorio ha incrementado el beneficio un 53% a septiembre.

Sin embargo, el valor ha superado las expectativas de los analistas. El precio objetivo está situado en 35,9 euros, según Bloomberg. En los últimos días, firmas como JB Capital Markets e Intermoney lo han incrementado por encima de 40 euros, que en cualquier caso deja poco margen de subida sobre la cotización actual.

Para Morningstar es un valor “significativamente sobrevalorado”, y sitúa en 29,27 euros el precio al que deberían estar las acciones.

“El mercado ya había descontado la fabricación de la vacuna de Moderna, que llevó los títulos a los 30 euros”, apunta Luis Benguerel, consejero de Anattea Gestión. “Ahora hay que ver cuál va a ser la producción real y los beneficios que le va a reportar. Con los números de ahora, el valor no está barato”, matiza.

Las expectativas han empujado al sector farmacéutico a ser uno de los mejores en el año en las Bolsas del mundo. Rovi acumula una subida superior al 50% en 2020 y PharmaMar y Biosearch, ganan más del 100% y 28%, respectivamente.

“Sigue habiendo dudas significativas en cuanto a la duración de la protección, el alcance en que la vacuna limita la transmisión, los desafíos logísticos en cuanto a la producción y distribución, y los niveles de vacunación de la población”, dicen desde JP Morgan. “Pero los inversores están viendo la luz al final del túnel”, añaden.

Para Ana Gómez y Elena Rico, “hay muchas compañías con valoraciones exageradas en base a sus fundamentales”. Javier Niederleytner, profesor del IEB, resalta que el sector farmacéutico es muy heterogéneo en España. “En términos generales no podemos decir que haya burbuja, lo que ocurre es que una de las empresas más representativas, PharmaMar, está algo inflada, mientras que Almirall, Grifols o Faes [en pérdidas anuales en Bolsa] cotizan por debajo de sus expectativas”, alega. Con respecto a Rovi, considera que “tiene un nivel de riesgo medio”.

Uno de los movimientos que más ha sorprendido a los inversores y que hace dudar de la continuidad del alza del sector ha sido la venta de acciones del consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, el mismo día que se comunicó el avance de su vacuna. “Me parece una operación de transparencia; además, estaba programada hacía semanas”, argumenta Luis Benguerel. Ahora bien, “te está indicando que la empresa no vale mucho más”, advierte el experto. Bourla deshizo posiciones a 41,95 dólares por acción y ésta ha bajado al nivel de los 36 dólares.

Un alza que roza el 300% tras 13 años cotizando

OPV. Rovi salió a cotizar en diciembre de 2007 a 9,60 euros por acción; desde entonces, acumula una revalorización cercana al 300%. El debut ya aventuraba el éxito que ha cosechado durante este tiempo en la Bolsa, ya que la demanda de títulos en la colocación superó en 2,5 veces la oferta. Lleva cuatro años consecutivos de ganancias en Bolsa: en 2017 fueron del 28%, del 12% y el 40% en 2018 y 2019, y de más del 50% en 2020.

Volumen. El ascenso de las acciones en el ejercicio viene acompañado con un aumento del volumen de negocio. Según datos de BME, en 2020 se han intercambiado acciones de Rovi por valor de 335 millones de euros, cuando la cifra de todo 2019 fue de 110 millones.

Capitalización. El laboratorio madrileño ha alcanzado una capitalización de 2.000 millones. Se sitúa por encima de Pharma­Mar, Faes o Almirall dentro del sector, o de compañías como Sacyr, Euskaltel, Indra o Liberbank.

Dividendo. La compañía ofrece una rentabilidad por dividendo del 0,60% sobre la cotización actual. El pasado jueves hizo efectivo el pago de 0,17 euros brutos por acción con cargo a los resultados de 2019.

Normas
Entra en El País para participar