Mucho cuidado con los regalos envenenados por traspasar el plan

Una bonificación del 5% va encadenada a un compromiso de permanencia de ocho años

Una mujer pasa delante de un cartel promocionando planes de pensiones.
Una mujer pasa delante de un cartel promocionando planes de pensiones.

Cuando llega el final de año todas las entidades financieras lanzan campañas para captar planes de pensiones de la competencia, y para retener a sus clientes. Los bancos llegan a pagar en efectivo hasta el 5% del importe traspasado (o hacen contraofertas cuando un cliente anuncia que quiere cambiar el plan a otra entidad).

Ahora bien, ese premio tiene mucha letra pequeña. Por ejemplo, en la campaña actual de Banco Sabadell, se publicita ese 5% por todo lo alto, pero se exige un compromiso de permanencia de ocho años. Lo que acaba haciendo el banco es cobrar comisiones más caras para compensar el dinero abonado al cliente en forma de gratificación.

Hay que recordar que el dueño de un plan de pensiones lo puede cambiar de una gestora a otra en cualquier momento y de forma totalmente gratuita (siempre que no haya adquirido un compromiso de permanencia con su entidad). También puede contratar cualquier otro plan dentro de la entidad.

Desde el propio sector reconocen que ofrecer premios y regalos por los traspasos es "poco profesional" y que sería mejor si hubiera una competencia más abierta en comisiones. "El problema es que el cliente no aprecia la diferencia entre pagar un 1,2% o un 1,8% de comisión anual pero, en el largo plazo, esto acaba siendo mucho más importante que el 4% o el 5% que le puedan dar al traspasar el plan", explica un veterano directivo del sector.


Regalos

Hace unos años, la forma de captación de clientes más frecuente eran los regalos: baterías de cocina, cristalerías, televisiones. Hoy, esta fórmula es cada vez más residual y los bancos prefieren ofrecer efectivo. Aun así, Banco Santander sigue tentando a clientes con set de cuchillos, maletas, robot aspiradoras y iPads, en función del importe traspasado.

Los asesores financieros recomiendan no prestar mucha atención a este tipo de gratificaciones momentáneas. Un plan de pensiones es un producto pensado para ir ahorrando de cara a la jubilación, a lo largo 15, 20 o 25 años. Por lo tanto, lo más importante es tener el producto adecuado a nuestro perfil de riesgo, y que lo gestione una entidad que pueda acreditar una buena trayectoria y unas comisiones competitivas.

Normas
Entra en El País para participar