Financiación

El Tesoro prevé captar entre 5.000 y 10.000 millones con su primer bono verde en 2021

La primera referencia será a 20 años

Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro y Financiaciónrn Internacional
Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro y Financiación Internacional

El Tesoro ya tiene fecha para su puesta de largo en el mercado de deuda sostenible. Como ya adelantó el Ejecutivo en la presentación de los presupuestos, el organismo que dirige Carlos San Basilio realizará en 2021 la primera emisión verde soberana. La idea con la que trabaja el Ejecutivo pasa por un bono a 20 años con un nivel de liquidez de unos 20.000 millones. Es decir, que disponga de los niveles de circulación que lo haga atractivo para los grandes inversores.

En la jornada sobre Financiación y bonos verdes y sostenibles organizada por BME y el Observatorio Español de la Financiación Sostenible (OFISO), el responsable del Tesoro aseguró que el objetivo inicial sería la colocación de entre 5.000 y 10.000 millones mediante sindicación. Posteriormente el organismo prevé celebrar sucesivas reaperturas de esta referencia a la vez que se estudia la posibilidad de emitir bonos verdes adicionales en otros tramos de la curva de deuda.

Las intenciones de España de adentrarse en la financiación verde no son nuevas. San Basilio explicó que preveían su primera emisión con la etiqueta verde en 2020, pero no ha sido posible por la falta de presupuesto. “Es importante que el bono verde se asocie a partidas de gasto de un presupuesto reciente para garantizar la identificación entre el origen de los fondos y el destino a proyectos medioambientales sostenibles”, apuntó San Basilio.

El responsable del Tesoro considera como piedra angular el marco firmado por los países miembros el pasado mes de julio. El acuerdo para el fondo de reconstrucción establece los criterios que permiten identificar si una operación puede catalogarse de sostenible o no, pues de las condiciones de este tipo de emisiones es que el dinero captado vaya a parar a actividades medioambientales o sociales. San Basilio considera que la incorporación de los soberanos al universo de la deuda sostenible explica por qué el crecimiento de este tipo de emisiones es exponencial y refuerza el interés en el mercado por este tipo de activos. Junto a España, Italia y Suecia han hecho pública su intención de emitir esta clase de deuda próximamente. Hasta la fecha el grueso de emisores soberanos de deuda verde lo conforman países como Polonia, Francia, Bélgica, Irlanda, Holanda y Alemania.

En paralelo el Tesoro continúa trabajando en sus objetivos de financiación con los que obtener los recursos necesarios para sufragar el déficit y las medidas puestas en marcha para combatir los efectos económicos de la pandemia. España ha captado hoy 1.844,45 millones de euros en la última subasta de deuda a largo plazo prevista para noviembre. La caída de los costes en el mercado secundario han permitido a la deuda a cinco años marcar un nuevo mínimo. En conreto, el Tesoro ha colocado1.357 millones con vencimiento en 2025 al -0,395% por debajo del -0,325% de la subasta anterior. En deuda a siete años se han vendido 487,45 millones al -0,260% frente al -0,033% de la emisión celebrada el 17 de septiembre.

Normas
Entra en El País para participar