Los 'business angels' solo quieren invertir en biotecnología y farmacia

Dos de cada tres inversores financia ‘startups’ lideradas por mujeres

El 35% inversores reconoce que la pandemia ha afectado a su patrimonio.
El 35% inversores reconoce que la pandemia ha afectado a su patrimonio. Getty

A pesar de la incertidumbre provocada por la pandemia, las perspectivas de inversión no son nada alarmistas. Ciertos sectores se han visto incluso beneficiados, de hecho, la crisis sanitaria ha llegado a impulsar la digitalización en otros más atrasados, como puede ser la educación. Así lo afirma la Asociación Española de Business Angels Network, que presentó este miércoles en el IESE su informe anual de inversión en startups, en el que se interpreta la actividad y las tendencias que se desarrollaron por parte de los business angels a lo largo del pasado ejercicio y durante los nueve primeros meses de 2020.

Los autores concluyen que, a pesar de las condiciones adversas, el 77% de los inversores de empresas de nueva creación, que invirtieron en 2019, volvieron a hacerlo este año. De estos, se muestra que el 67% volvió a financiar startups. De este modo, sitúan el nivel de impacto del Covid-19 en un 13% de caída en cuanto al número de inversores.

El pasado año fue de intensa actividad: el 89% de los inversores aumentó su cartera de participadas, con una media de 2,6 operaciones nuevas cada uno. Sin embargo, el conjunto de inversores se amplió progresivamente, como muestra que el 24% realizó su primera inversión en los últimos dos años. Un 49% de los business angels siguió financiando startups en las que ya tenían participación.

También el alcance geográfico de las operaciones se amplió, ya que el 68% de los encuestados invirtieron en todo el país, no solo en su ámbito local más cercano, y la proporción de los que tienen actividad internacional se consolida cerca del 30%. Los inversores buscaron y encontraron oportunidades en sus referentes más cercanos, a través de los propios emprendedores y de las redes de business angels.

La inversión angel sigue teniendo una gran asignatura pendiente en la incorporación de mujeres, que se mantienen en el 10% del total. Además, solo en la mitad de las operaciones de los encuestados con más de diez inversiones ha participado alguna mujer. En cambio, dos de cada tres encuestados financiaron en alguna startup liderada por una mujer, que en su mayoría pertenecen a los sectores de software, salud, biotecnología y farmacia y artículos de consumo.

En cuanto a los sectores, este año en comparación con 2019, crecen las empresas de biotecnología y de farmacia. Y con respecto a ese mismo periodo, su volumen supone el 16% de las inversiones realizadas en el transcurso del año. Estas dos industrias son novedosas, ya que, de momento, sigue liderando y teniendo más interés las empresas o proyectos que tienen como base la tecnología o el software, con el 27%, pese a su ligera caída en relación con 2019. Otro crecimiento notable ha sido el de las compañías relacionadas con el ocio, llegando al 9%, mientras que la salud cae al 11%.

Todas estas tendencias, según señaló Genoveva Ortiz, cofundadora de WA4STEAM, se han acelerado durante la pandemia, aunque ya se vislumbraba anteriormente. También se subrayó la temporalidad de este escenario en comparación con la anterior crisis económica y la actual confluencia de intereses entre organismos públicos y privados. “Estas situaciones son una oportunidad para presentar proyectos innovadores”, señaló Ortiz.

Otro objetivo del estudio recoge el sentimiento de los inversores respecto al impacto del covid-19 tanto en sus decisiones como en sus perspectivas. De media, el sector considera que la pandemia no tendrá un excesivo impacto en la capacidad financiera de los inversores. El 35% de los encuestados reconoce que la situación ha afectado a su patrimonio y dispondrá de menos fondos para invertir, mientras que el 27% considera que no se resentirá.

El futuro de las startups no es optimista, anticipan los expertos del estudio. Un 42% admite que invertirá menos en ellas, pese a que su capacidad de inversión se mantiene. Sin embargo, el 64% de los encuestados descarta invertir en startups de sectores sensibles a la crisis sanitaria. Casi un 60% de los inversores no esperan cambios significativos en el rendimiento de sus carteras debido a la crisis económica. Y hasta un 14% cree que dispone de carteras que reaccionarán positivamente.

La media de edad del inversor español crece y se sitúa en los 53 años, y tan solo el 10% es menor de 45 años, y proceden sobre todo del sector de banca y finanzas y de tecnologías de la información.

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar