La compra de vivienda por extranjeros retrocede a niveles de 2014 por el coronavirus

Los británicos pierden el primer puesto, según los datos de los notarios

Viviendas en Tenerife.
Viviendas en Tenerife.

La compraventa de vivienda libre por parte de extranjeros retrocedió un 37,4% durante una primera mitad del año marcada por el golpe de la pandemia de Covid-19, hasta sumar un total de 32.395 operaciones, según los datos del Consejo General del Notariado hechos públicos este miércoles. Todas las comunidades autónomas experimentaron retrocesos, con Comunidad Valenciana y Canarias a la cabeza (ambas con una caída del 42%) y con otras como Baleares, Cataluña, Madrid, Andalucía o las dos Castillas con cesiones superiores al -30%.

Hay que remontarse al primer semestre de 2014, según recoge la serie estadística de los notarios, para encontrar una cifra menor a la registrada en los seis primeros meses de 2020. Desde 2017 hasta la llegada de la crisis sanitaria y económica, los registros cerraron siempre en cotas cercanas e incluso superiores a las 50.000 transacciones.

Sin embargo, como la caída de las compraventas por parte de los nacionales y residentes también ha caído (en un 31%), la proporción de operaciones cerradas por extranjeros y no residentes se mueve en línea con las registradas entre 2012 y 2019: aproximadamente un 17% del total.

Diferenciando por residencia, el 37,6% de las operaciones de compraventa de extranjeros fueron realizadas por no residentes. En este segmento se contrajo el número operaciones un 42,6% interanual, y son ya dos años y medio consecutivos de caída.

Mientras, los extranjeros residentes realizaron el restante 62,4% de las compraventas de vivienda por parte de extranjeros, con un decrecimiento del 33,7% interanual.

Aunque las caídas hayan sido generalizadas en todas las regiones españolas, hay algunas que siguen comportándose de manera diferente al resto. Así, y aunque en conjunto los extranjeros realizaron algo más de 17 de cada 100 compraventas totales en la primera mitad del año, el promedio nacional volvió a ser superado en Canarias (34,8%), Baleares (34%), Comunidad Valenciana (32,5%), Murcia (26,3%) y Cataluña (17,4%), autonomías que concentraron el 60% de las compraventas totales por extranjeros.

Entre el 10% de cuota y la media nacional se sitúan seis comunidades autónomas, una muy cerca de la media, Andalucía (17%), y las otras cinco con una cuota algo más reducida: Aragón (11,5%), Madrid (11,4%), Navarra (11,2%) y Castilla-La Mancha (10,9%). El resto se encuentran entre el 6,6% y el 3,9% de cuota.

Pese a la caída de operaciones, el precio promedio por metro cuadrado de las operaciones realizadas por compradores extranjeros se situó en los 1.791 euros, siempre en lo relativo a la vivienda libre. Ello supuso un incremento de los precios del 3,6% interanual, y son ya 13 semestres consecutivos con incrementos en el precio en términos interanuales.

Nuevamente, según los notarios, pagaron precios mayores los extranjeros no residentes (2.249 euros por metro cuadrado) que los residentes (1.479 euros por metro cuadrado), en línea estos últimos con los nacionales (1.471 euros por metro cuadrado).

A nivel autonómico la evolución de los precios fue dispar, al caer en cuatro autonomías y aumentar en los trece restantes. Entre los aumentos destacaron, a ritmos de dos dígitos, La Rioja (25,4%), Asturias (16,9%), Castilla-La Mancha (11,5%) y Aragón (10,9%). Hasta el 10% crecieron País Vasco, Navarra, Andalucía, Baleares, Extremadura, Castilla y León, Canarias, Cantabria y Cataluña. Galicia, Murcia, Comunidad Valenciana y Madrid, por su parte, vieron depreciarse sus precios.

Por nacionalidad

En la primera mitad de 2020 los compradores con mayor peso sobre el total de compraventas de extranjeros fueron el grupo de otros de fuera de la UE (12,9%), seguidos de los británicos (12,1%) y marroquíes (9,1%). Es destacable señalar, recuerdan los notarios, que los británicos pierden el primer puesto después de haber sido históricamente el mayor comprador extranjero de vivienda en España.

Todas las nacionalidades registraron descensos en compraventa, siendo la mayor caída la protagonizada por los noruegos (-52,3%) y todavía por encima del 40% de caída se encontraron Irlanda, China, Rusia, Suiza, Reino Unido y la categoría de otros ciudadanos de la UE. Mientras, el menor retroceso lo protagonizaron los portugueses con una caída del 23,5%, seguidos de cerca por daneses (-25,6%) y ecuatorianos (-28,9%). Entre el 30 y el 40% de caída se situaron finalmente holandeses, argentinos, belgas, otros ciudadanos de fuera de la UE, marroquíes, suecos, ucranianos, estadounidenses, alemanes, rumanos, italianos y franceses.

Normas
Entra en El País para participar