Reynés anuncia que la compañía comunicará en febrero su política de dividendos más allá de 2022

Explica que la venta de CGE supone el primer paso del plan de rotación de activos de la compañía centrado en invertir en países con "divisas fuertes"

Reynés anuncia que la compañía comunicará en febrero su política de dividendos más allá de 2022

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, ha reiterado que la compañía seguirá "cumpliendo" con su compromiso de dividendo a 2022 y que en el nuevo plan estratégico que presentará el grupo el próximo mes de febrero ya dará "visibilidad más allá de 2022" de la retribución para sus accionistas.

En rueda de prensa, Reynés reiteró que en 2018, cuando se lanzó la actual hoja de ruta a 2022, el grupo ya fijó una política basada en "euros por acción" que se ha cumplido en estos dos años y que se mantendrá según lo previsto. "Seguimos comprometidos con la misma política de retribución al accionista", dijo.  En concreto, el plan estratégico de Naturgy prevé el abono de un dividendo
total a sus accionistas en 2020 de 1,44 euros por título, para elevarse a los 1,51 euros en 2021 y alcanzar los 1,59 euros en 2022.

Tras acordar la venta de CGE, aseguró que Naturgy no se apresurará a reinvertir los 2.570 millones que recibirá del gigante chino State Grid. El presidente de la compañía, Francisco Reynés, aseguró este viernes en rueda de prensa que la operación supone el primer paso para acometer el plan de mayor rotación de activos del portfolio bajo el principio de “invertir lo desinvertido”, pero la compañía, de momento, “no tiene prisa”, ya que “hay que encontrar tanto buenas oportunidades de inversión como buenas oportunidades de desinversión”.

A lo largo de su comparecencia, Reynés aseguró que la compañía no tiene una obligación de invertir ni sobre cuándo hacerlo y valoró que “la mejor forma de invertir y de desinvertir es hacerlo sin presión de tiempo”. Además, puntualizó que, en todo caso, “no tienen por qué ser inversiones de adquisición”.

El presidente de Naturgy explicó que el grupo, que alcanzará a finales de 2020 con dos años de antelación los objetivos de eficiencia operativa que se marcó en su plan estratégico, inicia ahora una etapa de rotación de activos de su cartera con el objetivo de que la compañía sea “menos volátil y más predecible”, con la intención de aportar “tranquilidad a los inversores”.

En ese sentido, detalló que ahora la compañía centrará sus inversiones en “países estables, con monedas fuertes [euro, dólar, libra esterlina] y con cuadros macros estables”. De esta forma, la posición del grupo español de energía en Latinoamérica “seguirá siendo relevante, pero menos”. Y es que, aunque Naturgy seguirá estando presente en países como México, Panamá, Chile (aún mantiene el negocio de redes de gas y generación de energía renovable), Costa Rica, Argentina o Puerto Rico, “el peso de la región dentro del grupo cambia y se reduce el perfil de riesgo”.

Normas
Entra en El País para participar