Albella abre la puerta a que las gestoras saquen a Bolsa sociedades instrumentales

Estos mecanismos tienen el propósito de reunir el capital suficiente para realizar una fusión con otra compañía ya existente

El presidente de la CNMV, Sebastián Albella.
El presidente de la CNMV, Sebastián Albella.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, ha abierto la puerta a que las grandes gestoras y firmas de capital riesgo realicen salidas a Bolsa de tipo special purpose acquisition companies (SPAC). Estos mecanismos consisten en la captación de fondos para una compañía de nueva creación que tiene el objetivo de invertir en una empresa no cotizada en un cierto plazo y fusionarse con ella, lo que genera una nueva compañía cotizada.

Albella ha reafirmado “el compromiso de la CNMV de favorecer los procesos de salida a Bolsa en sus diversas modalidades”, entre las que se ha referido a las SPAC y ha considerado que esta fórmula, ya habitual en Estados Unidos, es posible en España.

El presidente del supervisor de los mercados españoles ha participado en la presentación de una guía para ayudar a las pymes a conseguir alternativas de financiación, realizada por el Consejo General de Economistas y CEPYME. En un momento en el que a las habituales dificultades de las pymes para obtener fondos se suma la gran incertidumbre creada por la crisis económica y sanitaria del coronavirus, estas dos instituciones creen que las pequeñas y medianas empresas españolas deben dar este salto a los mercados de capitales, como ya sucede en otros países europeos, donde un mayor número de pymes que en España se financian de esta manera.

Valentín Pich, presidente del Consejo General de Economistas, ha destacado que la guía que se ha presentado ayuda a acudir con garantías a los mercados de capitales de diverso tamaño y objetivo. Según Pich, las pymes españolas están capacitadas para financiarse de esta manera. Es necesario comunicarlo e incentivarlo por parte del Estado.

El presidente de CEPYME, Gerardo Cueva ha remarcado que las pymes españolas se financian casi solamente a través de recursos propios y financiación bancaria, motivo por el cual deben diversificar sus fuentes de financiación. Hay que evitar que el actual problema de liquidez se convierta en uno de solvencia, ha señalado. Para Cueva, los mercados cotizados son una buena vía para mejorar la estructura financiera en la pequeña y la mediana empresa y ha criticado las trabas administrativas que generan el “síndrome del trabajador 50”, según el cual, las empresas tienen problemas para aumentar su tamaño.

Jesús González Nieto, director gerente de BME Growth, ha destacado que perder el control de la empresa es uno de los miedos más frecuentes a la hora de abrirse a obtener financiación en los mercados.

Casi 900 pymes inglesas acceden a estos mercados, por poco más de 100 pequeñas y medianas empresas españolas. En Reino Unido, los inversores cuentan con incentivos fiscales cuando invierten en pymes. Según González Nieto, otra “leyenda urbana” es que el acceso a estos mercados es carísimo, cuando no es así. Es importante hacer pedagogía de este tipo de financiación para que las pymes españolas puedan acceder.

Por último, Mariano Colmenar, director en Fellow Funders ha hecho hincapié en la necesidad de reducir la dependencia de la banca, algo que ya señaló la Comisión Europea anteriormente. “Dependemos demasiado de la banca en España”, aseguró, por lo que también apuesta por diversificar fuentes de financiación.

Normas
Entra en El País para participar