Vestas y Siemens Gamesa dan por hechas ráfagas de viento muy fuertes

El golpe infligido por las elecciones de EE UU recuerda que dependen mucho de la política

Un molino de Simens Gamesa.
Un molino de Simens Gamesa. EFE

El cambio de los combustibles fósiles a la energía renovable está poniendo viento en las velas de los fabricantes de turbinas. Combinadas, la danesa Vestas Wind Systems y su rival hispano-alemana Siemens Gamesa Renewable Energy cuentan ahora con más de 60.000 millones de euros de pedidos. Aun así, con los precios de sus acciones subiendo un 70% este año, sus valoraciones pueden implicar una ráfaga de viento más grande de lo que realmente es probable.

En este momento, las valoraciones de 31.000 millones de Vestas y de 18.000 millones de Siemens Gamesa son tan altas como se esperaría de un sector favorecido por la moda de la inversión sostenible. Vestas cotiza a más de 30 veces los beneficios de 2021, usando estimaciones de Refinitiv, mientras que Siemens Gamesa está valorada a 60 veces. Un grupo industrial más convencional como Siemens, en comparación, cotiza a menos de 18 veces.

Eso puede ser justificable si el dúo verde puede crecer rápidamente. El jefe de Siemens Gamesa, Andreas Nauen, dijo el jueves que cree que puede aumentar un margen operativo de menos del 1% en el último trimestre hasta el 10% en 2023. Imaginemos que lo hace, y asumamos que también eleva los ingresos en un 8,5% anual, en línea con las previsiones para el mercado eólico global de la consultora GWEC Market Intelligence.

Sobre esa base, Siemens Gamesa solo estaría cotizando a poco más de 20 veces los beneficios de 2023, en comparación con las 15 veces de Siemens. Vestas, cuya mayor valoración refleja sus márgenes más saludables en este momento, también se negociaría en torno a las 20 veces usando las mismas suposiciones.

Dado el papel cada vez más importante de la energía eólica a medida que los países se deshacen del carbono, es posible que los fabricantes de su pieza más importante puedan lograr estas tasas de crecimiento. Si ambas compañías apagaran completamente las luces y crecieran a un 30% anual, el múltiplo implícito de precio y ganancias en 2023 sería el mismo que el de Siemens.

Aun así, el pronóstico promedio de Refinitiv solo considera 15.000 millones de euros de ingresos para Vestas en 2023, contra los 18.000 millones de euros que haría creciendo al 10% anual. Y la perspectiva de tasas de crecimiento por las nubes en el sector ha recibido un golpe por el posible fracaso del Partido Demócrata (más favorable a la inversión verde) para obtener el control del Senado de Estados Unidos.

Las acciones de Vestas y Siemens Gamesa cayeron un 10% el miércoles, tras los primeros resultados electorales de EE UU, antes de recuperarse. Dada la sensibilidad de las tasas de crecimiento a las decisiones políticas, seguirán viéndose zarandeadas a niveles exaltados.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías