Sabadell plantea a los sindicatos un plan de 1.800 bajas voluntarias

La distribución se corresponde con 500 trabajadores de los servicios centrales, 850 de administración y red de oficinas y 450 comerciales

Josep Oliu, presidente de Sabadell
Josep Oliu, presidente de Sabadell

La primera reunión entre la dirección de Sabadell y sindicatos para negociar el plan de salidas diseñado por la entidad ha finalizado con una propuesta de 1.800 bajas voluntarias, que se llevarían a cabo sin recurrir a un ERE, según fuentes sindicales. Aunque de momento no han trascendido detalles sobre los planes que se ofrecerá a la plantilla, la intención del banco es ofrecer un programa de prejubilaciones y bajas voluntarias e incentivadas.

En lo que respecta a la distribución de estas 1.800 bajas voluntarias, 500 afectarían a los servicios centrales y de oficinas (lo que supone el 10% de este colectivo); 850 a puestos administrativos de la red de oficinas (el 21% de esta categoría laboral) y 450 comerciales del banco (lo que supone el 7% de este colectivo). De momento, no se conoce la distribución geográfica de estas salidas, que se prevén para el primer trimestre de 2021.

Los sindicatos UGT, CC OO y Sicam-Aprobas ya habían anunciado antes de la primera reunión que solo apoyarían el plan de bajas si estas eran voluntarias. Además, han reclamado seguridad  para "garantizar el mantenimiento de los puestos de trabajo de las más de 13.000 personas que continuarán prestando sus servicios en el Banco", indicaba CC OO en un comunicado. Igualmente, el sindicato pidió que  "este plan de ajuste de la plantilla debe estar acompañado de un plan que permita a la plantilla de Banco Sabadell continuar ofreciendo servicios a la clientela con la máxima profesionalidad y hacerlo en un ambiente de confianza y tranquilidad".

Según el calendario fijado, la dirección del banco y los sindicatos volverán a reunirse los próximos días 5, 10, 12 y 17 de noviembre. 

La entidad que preside Josep Oliu anunció la semana pasada el plan para reducir un 15% su plantilla justificado por la crisis del Covid-19, además de la necesidad de adaptación de la entidad a la digitalización y el ajuste de costes en el que se encuentra inmerso todo el sector financiero. De hecho, el pasado viernes presentó un plan para ahorrar 115 millones anuales en costes. 

Esta es la primera vez que Sabadell acude a esta fórmula de ajuste de plantilla. Solo tras la compra de CAM y de una pata del negocio de Caixa Penedés, realizó ajustes, pero motivado por estas integraciones.

Normas
Entra en El País para participar