El Ibex 35 cae un 7% en cuatro días y retorna a mínimos de marzo

El selectivo baja un 0,97% en la jornada del BCE

Ibex pulsa en la foto

A comienzos de septiembre los expertos ya lo avisaban, si las medidas de distanciamiento social no se respetaban, la segunda ola volvería a poner contra las cuerdas los sistemas sanitarios y las economías de los países. De momento la evolución epidemiológica no es tan crítica como la vivida en el primer trimestre del año, pero el aumento de los contagios en las últimas semanas empieza a inquietar a los inversores, un sentimiento que se ha visto acrecentado con el segundo confinamiento decretado por Emmanuel Macron para toda Francia.

El temor a que otros Gobiernos sigan los pasos del Ejecutivo galo y retomen las restricciones a la movilidad a imagen y semejanza de lo ocurrido en el mes de marzo se está dejando sentir con fuerza en las Bolsas. El Ibex 35 es un buen exponente de esta corriente. El selectivo español cayó un 0,97%, en la que es ya su cuarta sesión consecutiva a la baja. En las últimas cuatro jornadas la Bolsa española retrocede un 6,98% y va camino de firmar su peor semana desde el mes de marzo, un periodo marcado por el estallido de la crisis del coronavirus.

Con España inmersa en su segundo estado de alarma en lo que va de año, el nerviosismo aumenta día a día. El Ibex 35, que en niveles intradía llegó a caer por debajo de los 6.400 puntos, retrocede a niveles de marzo. Aunque todavía se sitúa un 4,98% por encima de los mínimos anuales, la Bolsa española se deja un 18,8% desde los máximos pospandemia. En junio, coincidiendo con la apertura de las economías y la vuelta a la nueva normalidad, las expectativas de una pronta recuperación llevaron a los inversores a incrementar su apetito por el riesgo, impulsando al índice a los 7.896 puntos.

Pero poco o nada queda de aquel sentimiento de alegría que invadió los mercados a mediados de año. Como señalan desde Allianz Global Investors, “las nuevas medidas restrictivas pesan sobre el sentimiento, que es potencialmente más peligroso e impactante después de la fuerte recuperación observada”. No obstante, desde la firma reconocen que la situación en los mercados no tendría por qué ser tan dramática como la vivida en la primera ola pues esta vez los Gobiernos han adoptado un enfoque más específico y las fábricas y tiendas continúan abiertas. “Existe el consenso generalizado de apoyo a las economías”, remarcan.

Corrección generalizada

A pesar de que el cierre de la actividad no es contemplado como una solución, el temor de la segunda ola y los confinamientos acelera la corrección en los principales índices europeos. Aunque las mayores caídas las protagonizó el Ibex 35, solo el Dax alemán escapó a los recortes con un alza 0,32%. Esto no le libra de corregir un 12,5% desde los máximos pospandemia. Una corrección que se extiende al Cac francés (-12%), el Mib italiano (-13,76%), el FTSE británico (-13,9%) y el Euro Stoxx (-13%).

Ni siquiera el apoyo de los bancos centrales es suficiente para evitar las caídas. Gonzalo Sánchez, gestor de renta variable Iberia de Gesconsult, señala que las medidas de organismos como el BCE, que reiteró su compromiso de ajustar los instrumentos de política monetaria en la cita de diciembre, sirven al menos para sostener a las Bolsas y que no se desplomen a los mínimos anuales.

Pero esto por sí solo se ha demostrado que no es suficiente. “Los bancos centrales no pueden hacer gran cosa en este momento para impulsar una recuperación de la actividad económica. Lo mejor que pueden hacer los bancos centrales es asegurarse de que los mercados financieros continúen operando e implementar algunas medidas crediticias provisionales. Las compras de activos y tipos de interés negativos no ayudaron a la economía antes de la Covid-19 y tampoco parece probable que vayan a ser de gran ayuda ahora”, afirma Aaron Anderson, vicepresidente senior de análisis de Fisher Investments. Mientras no haya una vacuna, la evolución de la pandemia seguirá marcando el devenir de los mercados.

Por si el panorama no estuviera ya suficientemente enturbiado, la proximidad de las elecciones estadounidenses y la manifiesta incapacidad de los partidos demócrata y republicano de llegar a un acuerdo para la aprobación del quinto paquete de estímulo fiscales, añade inestabilidad al mercado. Una prueba de ello es el índice de volatilidad Vix, que si bien aún continúa lejos de los máximos marcados tras el estallido de la pandemia, en las últimas sesiones ha repuntado a niveles de junio. Este incremento podría aumentar si como apuntan algunas encuestas el resultado electoral en Estados Unidos se dilata en el tiempo.

A menos de una semana para la cita electoral y después de la caída sufrida por Wall Street el miércoles, los principales índices estadounidenses escaparon a las pérdidas con ascensos que oscilaron entre el 0,52% del Dow Jones y el 1,64% del Nasdaq. El dato del PIB de EE UU del tercer trimestre, que registró un crecimiento del 7,4%, el primer repunte desde el principio de la pandemia, y las mejora del mercado laboral –las peticiones semanales de desempleo bajaron a 751.000 frente a las 775.000 esperadas– explican este comportamiento. No obstante, desde los máximos de septiembre las correcciones alcanzan el 8,4% para el Dow Jones y se despide de las ganancias en el año, una proeza solo reservada al S&P 500 y el Nasdaq.

Más tranquilidad se respira en la renta fija, un mercado intervenido por los bancos centrales. La rentabilidad del bono español a 10 años cerró en el 0,133% después de haber subido el miércoles al 0,18%. El bono alemán a 10 años profundiza los rendimientos negativos y cae a -0,63%, niveles de marzo.

Los protagonistas de la jornada

Ganadores y perdedores. Telefónica, uno de los pesos pesados del Ibex 35, desfiló por la pasarela de resultados. Los inversores recibieron las cuentas del tercer trimestre con caídas del 5,22%, unos descensos que se dejaron sentir con fuerza en la Bolsa española. A cierta distancia se situaron Indra (-4,47%) y Acciona (-3,34%). La banca cotizó con signo mixto en una jornada marcada por la reunión del BCE. Mientras Sabadell y BBVA se dejaron un 2,4% y un 1,14%, Bankia, CaixaBank, Bankinter y Santander registraron ganancias de entre el 0,14% y el 1%. Los valores más alcistas de la jornada fueron Meliá (2%), ACS (1,89%) y Amadeus (1,64%).

Euro. La divisa europea cayó a los 1,165 dólares, mínimos de septiembre.

Normas
Entra en El País para participar