Presupuestos

El Estado ya trasfiere 31.177 millones a la Seguridad Social para costear gastos de carácter universal

El Gobierno abonará la diferencia de la inflación a los pensionistas en 2022 si el IPC de 2021 es superior a 0,9%, abonándoles la conocida como 'paguita'

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.
José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

La Seguridad Social contará en 2021 con un presupuesto de 172.429 millones de euros, un 12,7% más que este año. Los ingresos del sistema llegarán fundamentalmente a través de las cotizaciones sociales, por las que se recaudarán 125.144 millones de euros, un 3,4% más que el presupuesto base de 2020. Este incremento vendrá fundamentalmente del aumento previsto del empleo, ya que el Presupuesto se ha elaborado con una congelación de las bases mínimas y máximas y con un avance estimado de las retribuciones de los trabajadores del 0,4%.

Con estos ingresos se abonará el principal capítulo de gasto que serán las pensiones contributivas, que se revalorizarán un 0,9% y a las que se destinarán 143.046 millones de euros, un 3% más teniendo encuenta también el aumento de los beneficiarios. Mientras que el casi medio millón de beneficiarios de prestaciones asistenciales (no contributivas) verán revalorizadas sus pensiones un 1,8%, para lo que se invertirá un total de 2.568 millones de euros, un 3,4% más.

Además en el texto del Presupuesto, el Gobierno vuelve a comprometerse a pagar la diferencia a los pensionistas en 2022 si el IPC de 2021 es superior al 0,9%, la conocida como paguita. Para financiar estas pensiones hará también falta el préstamo de 13.830 millones que del Tesoro por cuarto año consecutivo.

Asismo, la fianciación de todos los gastos requerirá también de las transferencias del Estado. Como novedad, dichas transferencias se elevan a 31.177 millones de euros, un 83% respecto a 2020. Con casi la mitad de esta cantidad, el Gobierno cumple uno de los mandatos del Pacto de Toledo para que la Seguridad Social deje de abonar gastos que le son impropios por ser universales y que hasta ahora se financiaban con cotizaciones sociales.

Así, del total de 23.000 millones que deberá financiar el Estado al final de la legislatura, en 2021 ya abonará 13.929 millones. En esta cantidad están 2.785 millones para la prestación de nacimiento y cuidado de menor; 1.779 millones para financiar las reducciones en la cotización a la Seguridad Social; y la última, para financiar otros conceptos por importe de 9.365 millones de euros.

El resto de transferencias estatales a la Seguridad Social se completan con 7.075 millones para complementos a mínimos de las pensiones; 2.353 millones para gastos de dependencia; y 3.000 millones de euros más para el pago de la nueva prestación del ingreso mínimo vital y los citados 2.568 millones para prestaciones asistenciales, fundamentalmente.

Entre las cifras del presupuesto de la Seguridad Social llama también la atención lo que se destinará el próximo año al pago de prestaciones por incapacidad temporal (bajas médicas laborales), a lo que se destinarán 9.986 millones de euros, apenas un 0,4% más, por lo que parece que no se ha tenido en cuenta que pueda continuar el impacto de la pandemia en la salud de los trabajadores en activo.

 

Normas
Entra en El País para participar