Bolsa

Las socimis sufren en Bolsa el cambio de régimen fiscal

Colonial lidera las caídas del Ibex y Merlin marca mínimos históricos

Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties.
Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties.

El régimen fiscal de las socimis sufre un cambio relevante tras el que Unidas Podemos (UP) llevaba años y que afectará fundamentalmente a las empresas pequeñas que cotizan en el BME Growth (mercado alternativo). Tal y como ha avanzado este martes el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, estas compañías pasarán a contar con una tributación mínima del 15% sobre los dividendos no distribuidos. Ese es uno de los acuerdos logrados por UP en la elaboración del proyecto de Presupuestos Generales para 2021. Aunque el acuerdo, de hecho, no afectará directamente a los resultados ni a los dividendos de las grandes socimis, los inversores no han tardado en poner en precio este cambio fiscal. Colonial lidera las caídas del Ibex 35 con un descenso del 4%. No muy lejos de ella se sitúa Merlin Properties, que cede un más de un 1,5%. Con estos descensos las acciones de Colonial regresan a mínimos de marzo mientras Merlin revalida mínimos históricos. Las caídas se replican fuera del selectivo y Lar España se deja cerca de un 1%.

Este régimen fiscal propio de las socimis, a semejanza del REIT internacional, cuenta con la venta de no pagar por el impuesto de Sociedades, a cambio de repartir al menos el 80% de los dividendos entre los accionistas (que sí tributan). Es precisamente en esos dividendos que no tributan donde los Presupuestos ponen el foco para que paguen por una tasa del 15% en Sociedades.

Sin embargo, este acuerdo presupuestario no tendrá efecto recaudatorio entre las grandes compañías. Todas ellas reparten al menos el 100% del beneficio contable del que habla la ley y que incluye las amortizaciones de los inmuebles (un descuento contable que no supone salida real de recursos). Por eso, Merlin, Colonial, Lar España u otras socimis reparten entre dos y tres veces la cifra del beneficio contable. De hecho, su criterio para repartir dividendo se fija en el fondo de operaciones (FFO) o caja libre operativa, siempre mucho mayor que el beneficio en el que se fija ahora los Presupuestos.

"Con independencia del impacto que pueda tener el establecimiento de un tipo de gravamen del 15% a los beneficios no distribuidos de las socimis, cualquier modificación de la legislación que no tenga como objetivo mejorar la posición competitiva de nuestros REITs frente a otros países europeos sería interpretado negativamente por los inversores que han apostado por nuestro sector inmobiliario, ya que genera inseguridad jurídica e institucional", lamenta Javier Basagoiti, presidente de Asocimi, lobby de este tipo de compañías. "El carácter estratégico y de inversión a largo plazo del negocio de las socimis exige que el marco normativo sea estable, seguro y genere confianza para garantizar que los flujos de capital siguen llegando a nuestro país y que las empresas del sector pueden acometer con solvencia sus planes de negocio", añade.

Esta medida forma parte del paquete de iniciativas aprobadas por el Consejo de Ministros para la elaboración de los presupuestos, un programa marcado por la subida del impuesto de sociedades, el incremento del IRPF para las rentas más altas. El cambio del régimen fiscal a las socimis ha sido una de las concesiones a Unidas Podemos para frenar la especulación en la vivienda. No obstante, según datos del Banco de España, las socimis solo controlan el 1% del stock total de viviendas en alquiler. Estas sociedades tiene como actividad el arrendamiento de activos inmobiliario urbanos, principalmente oficinas, superficies comerciales, logística y hoteles y, en menor medida, residencial en alquiler.

“Entendemos que pueda haber algunos representantes políticos que tengan dudas sobre el papel que juegan las socimis, sobre todo, si tenemos en cuenta que somos un sector muy joven y que todavía nos queda mucha labor didáctica para explicar a la sociedad, los legisladores y los inversores sobre las ventajas de tener un sector inmobiliario especializado y profesionalizado dedicado a la gestión del patrimonio en alquiler con visión permanencia a largo plazo", cree Basagoiti. "Si miramos a los países de nuestro entorno y a Estados Unidos, la contribución de las socimis en la mejora de la calidad, transparencia, liquidez y profundidad del mercado inmobiliario, su desarrollo, la conservación del patrimonio, la adaptación a las obligaciones medioambientales y la profesionalización de la relación con los inquilinos, ha sido extraordinaria", señala.

Normas
Entra en El País para participar