Covid-19

Las restricciones de movilidad ponen en jaque a la mitad del PIB español

La Rioja se blinda y Aragón se suma a los cierres perimetrales de otras regiones como Madrid y Castilla y León

Una mujer pasa junto a la terraza recogida de un bar cerrado durante la entrada en vigor de las nuevas restricciones en Barcelona, Cataluña
Una mujer pasa junto a la terraza recogida de un bar cerrado durante la entrada en vigor de las nuevas restricciones en Barcelona, Cataluña Europa Press

Las restricciones de movilidad y actividad impuestas en comunidades autónomas, provincias, ciudades y pueblos a lo largo y ancho de España para evitar la propagación de la segunda ola de la pandemia de Covid-19 han puesto en jaque la recuperación de la economía española si bien, no han evitado que España supere ya el millón de contagiados.

La decisión de los gobiernos autonómicos y locales de acotar aforos y horarios comerciales, o incluso imponer el cierre de la hostelería, implican un posible tijeretazo en la actividad económica que afecta ya a regiones que aportan algo más de la mitad del PIB nacional (58,4%) y que tiene visos de diezmar no solo el avance del cuarto trimestre sino también el del ejercicio 2021.

Madrid y Cataluña son las dos autonomías con mayor peso en el PIB español. La primera logró en 2018 adelantar a Cataluña y convertirse en la primera economía regional, un pódium que mantuvo el año pasado, al alcanzar el 19,3% del PIB, por delante del 19% de la economía catalana, según los datos de evolución autonómica del Instituto Nacional de Estadística (INE) de cierre del año pasado.

Por lo pronto, Madrid permanece hasta la tarde del sábado en estado de alarma, lo que ha supuesto el cierre perimetral de la ciudad de Madrid y otros ocho municipios, así como el cierre de la hostelería a las 23.00 horas, con una limitación de los grupos a seis personas en toda la región.
En Cataluña, la Generalitat optó la semana pasada por cerrar la restauración, la clausura de locales de estética –excepto peluquerías–, salones de juego, la cancelación de competiciones deportivas no profesionales, reducción del aforo en locales comerciales al 30% y del 50% en gimnasios y equipamientos culturales.

La Rioja, cuyo peso en el PIB nacional es del 0,7%, anunció ayer el cierre perimetral de toda la región desde mañana viernes al 7 de noviembre. El Gobierno autonómico ha optado por atajar el auge de la pandemia restringiendo la entrada y salida de personas salvo para los desplazamientos necesarios para acudir al centro laboral, por cuestiones académicas, sanitarias o atender a personas dependientes. Además, ayer decretó el cierre de los establecimientos a las 21.00, excepto las farmacias, supermercados y locales de servicio de comida a domicilio; así como la reducción al 50% del aforo en el interior de bares y restaurantes y la limitación de las reuniones sociales a seis personas.
Otra de las comunidades que también se ha decantado por el confinamiento perimetral es Navarra, con un peso del 1,7% del PIB estatal. Mientras, en Aragón se decretó ayer el cierre de Zaragoza, Huesca y Teruel durante un plazo máximo de 30 días. El Ejecutivo de Javier Lambán ha decidido regresar al nivel 3 de alerta, lo que implica una reducción de aforos en el interior a un 25%; el cierre de la hostelería a las diez de la noche y una limitación al 50% del aforo en las terrazas. Unas medidas que pesarán en la evolución de la economía aragonesa, que el año pasado aportó un 3,1% al PIB nacional.

También han adoptado en los últimos días medidas para paliar la crisis sanitaria Asturias, con un 1,9% del PIB, y País Vasco, con el 6% del peso en la economía nacional. El lehendakari Iñigo Urkullu ha optado por ahora por no restringir la movilidad pero sí reducir aforos y horarios.

Más allá, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con ambas aportaciones al producto interior bruto estatal del 0,1%, también han fijado limitaciones en el aforo y decretado el cierre de la hostelería en Melilla. Extremadura –1,7% del PIB– tiene limitaciones en 19 localidades similares a la fase 2 de la desescalada; en Castilla y León –4,8% de la economía nacional– están confinadas las ciudades de Burgos, Palencia, León o Salamanca. n Castilla-La Mancha o Andalucía las medidas varían en función de la incidencia de cada municipio.

Ante ese panorama BBVA Research rebajó ayer su previsión de crecimiento para 2021 ante la ralentización económica. La entidad vislumbra “una moderación de las señales de actividad según entramos en el cuarto trimestre” que va a generar un proceso de entrada en 2021 más débil del que teníamos contemplado anteriormente, según explicó Jorge Sicilia, director de BBVA Resarch y jefe económico de la entidad financiera.

Por lo pronto, ha rebajado del 6% al 2% su estimación para el cuarto trimestre. “Una desaceleración bastante intensa”, admitió Rafael Doménech, Responsable de Análisis Económico de BBVA Research, advirtiendo que eso “afecta ya a la base de los crecimientos esperados para 2021”. De hecho, Sicilia afirmó que dada la elevada incertidumbre y el riesgo de que la situación sanitaria obligue a endurecer las restricciones, no puede descartarse que el crecimiento del último trimestre acabe siendo negativo. Circunstancia que ya se empieza a poner en duda desde otros organismos económicos frente a las previsiones del Gobierno. Así, BBVA Research ha rebajado del 7% al 5% el crecimiento esperado para 2021 (6% con las ayudas de la UE).

A su vez, desde Mapfre Economics ven riesgo de que los rebrotes generen nuevos parones económicos. A ello suman la dificultad del Gobierno en reunir las mayorías necesarias para aprobar los Presupuestos, a falta de conocer el coste que implicarán las medidas para paliar los efectos de la crisis.

Normas
Entra en El País para participar