Covid-19

El Gobierno no descarta el toque de queda pero avisa que haría falta el estado de alarma

Illa cree necesario saber si contaría con el apoyo del PP en el Congreso a raíz de esta propuesta de la Comunidad de Madrid

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha admitido que el Gobierno estudia el estado de alarma para poder imponer el toque de queda. "Se aplica en otros lugares, requiere un estado de alarma y vamos a analizarlo. Si prospera tiene que ser con todas las garantías“, ha expresado Illa sobre el toque de queda en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El titular de Sanidad se ha referido a esta posibilidad durante la rueda de prensa a raíz de las declaraciones realizadas hoy por el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, que apuntaban a la posibilidad de pedir al Gobierno central que decrete el toque de queda, que permitiría que no existiese ningún movimiento en la región en determinadas horas del día.

Illa ha recogido el guante de la Comunidad de Madrid y ha planteado la necesidad de saber si el PP está dispuesto a apoyar una prórroga del estado de alarma que cree que seria necesario para "dar cobertura al toque de queda", una medida que se está imponiendo en otros países europeos.

"Si vamos por aquí, necesitamos el estado de alarma y quiero saber quién está dispuesto a apoyarlo", ha añadido el ministro que ha agregado que el sábado, cuando expire el estado de alarma, "llevaremos 21 días de medidas muy estrictas en la Comunidad de Madrid. Hemos visto que tienen efecto de bajar la incidencia acumulada, veníamos de 700 contagios por cien mil habitantes en 14 días y ahora estamos en 440", aunque "no es un dato tranquilizador".

Ha subrayado que "vienen semanas muy duras, viene el invierno y la segunda ola no es ya una amenaza sino una realidad en toda Europa", para recordar que "el virus no viaja solo " y que hay que reducir la movilidad y los contactos "con el esfuerzo y la concienciación de todos más que con medidas legales".

"Es importante que todos sepan que hay que estar en guardia y en alerta y no nos podemos relajar" y ha apelado al lavado de manos, al uso de la mascarilla, la ventilación contante de espacios cerrados y el distanciamiento social de dos metros como medidas imprescindibles para combatir los contagios.

Cobertura legal

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Ruiz Escudero, que ha participado en un desayuno socio-sanitario, organizado por Europa Press esta mañana, ha sido el primero en hablar sobre la iniciativa del toque de queda y ha dicho que la pusieron sobre la mesa los colegios profesionales en una reunión este lunes con el propio consejero y la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

"Para eso hay que tener una cobertura legal que no tiene la comunidad autónoma. Tendría que ser una decisión del Gobierno de España. Es una decisión que nosotros tampoco veríamos mal", ha declarado Escudero, sin concretar el ámbito de aplicación de la propuesta. El toque de queda ha sido aplicado en varios países europeos como Francia (en París y otras nueve grandes ciudades) o Bélgica, mientras Italia se está planteando esta opción, en la semana de mayor crecimiento del virus en el continente.

El consejero madrileño ha apuntado que "cualquier decisión" que se vaya a tomar con respecto a restricción de movilidad o a actividad hay que estudiarla. Así, ha desvelado que lo han hablado a "nivel interno" pero todavía no con sus homólogos de otras autonomías. Esta tarde se reúnen los representantes de la consejería y del ministerio, dentro de las reuniones habituales de los martes, y mañana se reúne el consejo interterritorial de sanidad.

El rebrote, que inicialmente creció a gran velocidad en Madrid, ha obligado a otras comunidades a imponer restricciones: las ciudades de Palencia, Burgos y León tienen restringidas las salidas y entradas, y Navarra ha decretado el confinamiento perimetral de toda la comunidad. En Cataluña, mientras, ha entrado en vigor esta noche el cierre de todos los comercios, incluidas las tiendas de las gasolineras, entre las 22 y las 7 horas. Además desde el día 15 la comunidad ha cerrado al público todos los establecimientos de bares y restaurantes (exceptuando los correspondientes a hoteles o centros de trabajo y similares).

Escudero, en todo caso, ha mostrado un moderado optimismo respecto a la evolución de la pandemia en la región. "No oirán de mi boca palabras triunfalistas, pero sí una firme defensa a una medida que, con humildad, está funcionando", ha apuntado, refiriéndose a las medidas de confinamiento por barrios adoptadas por la comunidad  hasta el pasado viernes.

El Gobierno central decretó el estado de alarma para restringir las entradas y salidas de nueve ciudades de la región, después de un agrio enfrentamiento con el Gobierno regional, que rechazaba la aplicación de este confinamiento perimetral. Escudero ha sostenido que el estado de alarma no ha logrado los objetivos de lucha frente a la pandemia al haberse producido mayor movilidad interna en las zonas con restricciones.

El consejero de Justicia, Enrique López, en otro evento, ha abogado hoy por "persistir" en las medidas previas al estado de alarma, es decir, por los confinamientos de las áreas sanitarias más castigadas, aunque ha dejado la propuesta en manos de su compañero de gabinete..

Escudero ha defendido que todos los indicadores apuntan a un cambio de tendencia en Madrid. "Somos conscientes de que siguen quedando por delante tiempos difíciles de convivencia con el coronavirus. Y que debemos de combatirle de la forma que creemos más eficaz. Queda mucho trabajo por hacer. No podemos bajar la guardia", ha subrayado.

Normas
Entra en El País para participar