Administraciones

CSIF pide contratar 106.000 empleados públicos en la legislatura y 300.000 para sanidad en la década

Cifra entre 24.611 y 53.362 euros la pérdida de poder adquisitivo de las plantillas públicas en 10 años y exigen un plan a varios años para recuperar este dinero

Empleados públicos atendiendo a ciudadanos.
Empleados públicos atendiendo a ciudadanos.

La Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF) ha puesto hoy sobre la mesa las necesidades de contratción de personal público para los próximos años, tras la pérdida de más de 100.000 empleos en la década. Concretamente, este sindicato reclama al Gobierno que se siente a negociar un plan estratégico de necesidades de recursos humanos para la contratación de 106.000 trabajadores los tres años que restan de legislatura y casi 300.000.

En concreto, CSIF reclama para los próximos tres años la contratación de 43.700 efectivos, casi la mitad del total, para la Administración General del Estado, donde además el 22% de la plantilla es mayor de 50 años. Esta cantidad se desglosaría de la siguiente manera: 3.000 trabajadores para la Agencia Tributaria; 3.200 para el Servicio Público de Empleo (SEPE); 3.500 para Instituciones Peniteciarias; otros 6.000 para las entidades gestoras de la Seguridad Social y 28.000 para otros sectores de la administración estatal.

El presidente de CSIF, Miguel Borra, ha admitido que "la situación económica es muy compleja, pero no podemos seguir enfrentándonos a la pandemia sin los métodos adecuados". Por ello, han precisado un plan más amplio para las necesidades de personal en el ámbito sanitario para el que reclaman la contratación de 289.235 nuevos puestos de trabajo entre 2021 y 2031 para cumplir con los estándares europeos.

Según ha explicado Borra, además de los devastadores y evidentes efectos de la pandemia en la sanidad española, sus profesionales deben abordar un incremento de 1,5 millones de personas mayores de 65 años con una inversión media en gasto santitario de 2.255 euros por habitante, frente a los 2.746 euros en la Unión Europea o los casi 4.000 euros por habitante en Alemania. 

Para cumplir con dichos estándares este sindicato ha calculado que en esta década sería necesario contratar 23.709 médicos; 215.526 profesionales de enfermería y 50.000 personas de otros tipos de personales sanitarios.

Esta petición llega el día en el que se va a celebrar la última reunión entre el Gobierno y los sindicatos para concluir la negociación de la oferta de empleo público de 2020 en la Administración General del Estado (AGE). La última propuesta del Ejecutivo es la creación 15.236 plazas y tiene intención de aprobar la oferta de empleo público para 2021 en real decreto en el Consejo de Ministros del martes 27 de octubre. Para Borra esta cantidad es "completamente insuficiente" para cubrir las necesidades de atención a los ciudadanos.

Junto a este emplazamiento para aumentar las plantillas públicas, desde CSIF han exigido otro plan de recuperación del poder de compra, que tras los recortes de 2010, "no se ha recuperado prácticamente nada", según Borra. La central ha cifrado entre 24.611 y 53.362 euros la pérdida de poder adquisitivo de las plantillas públicas en los últimos diez años y propone al Gobierno la recuperación de las tablas salariales previas a 2010 en un plan "a varios años".

En este punto, el estudio salarial realizado por CSIF refleja que solo en la Administración General, con una plantilla de menos de 200.000 personas se gasta en asesores 55,8 millones de euros al año y calculan que con una inversión similar los hospitales y centros de salud podrían tener 1.850 médicos más o 2.056 enfermeras; los colegios, 2.056 maestros más; yservicios como el SEPE, la Tesorería General de la Seguridad Socia, las cárceles o los juzgados podrían tener 2.940 funcionarios más.

 

 

Normas
Entra en El País para participar