Informe de UGT

La Seguridad Social pierde 5.000 millones al año por los mayores de 55 años expulsados del mercado

UGT lleva al diálogo social y al Pacto de Toledo la propuesta de eliminar los coeficientes penalizadores en los trabajadores que han cotizado 40 o más años

Oficina pública de empleo en Madrid.
Oficina pública de empleo en Madrid.

El número de parados de más de 55 años ha aumentado en 258% desde 2007 --antes de que estallara la crisis financiera de 2008-- pasando de los 137.500 parados de esa edad aquel año a 492.000 en 2019 --previo a la crisis precovid-19--, frente a un aumento general del número de parados en España durante esos años del 76%. Esto supone que a finales del pasado año el 15% de los desempleados eran mayores de 55 años.

Así lo demuestra un estudio elaborado por el sindicato UGT sobre la situación de los parados de más edad que indica también que la tasa de desempleo de personas con más de 55 años se ha duplicado desde 2007, pasando del 5,7% al 12,2% en 2019. Pero, además, la dificultad de este colectivo en volver al mercado laboral se refleja en que casi siete de cada diez desempleados a partir de esta edad son de larga duración, es decir, llevan más de un año buscando empleo. En total 314.300 personas mayores de 55 años estaban en esta situación.

A tenor de estos datos, los cálculos elaborados por este sindicato indican que la Seguridad Social deja de ingresar al año unos 5.241 millones de euros por cotizaciones sociales de los trabajadores que son expulsados del mercado laboral a partir de los 55 años, ha asegurado la secretaria de Políticas sociales, empleo y Seguridad Social, Maricarmen Barrera.

A esto habría que sumar la aminoración de ingresos que supone que casi la mitad de los mayores de 55 años (el 45,4%) que tuvo una jornada a tiempo parcial en 2019 la aceptó de manera involuntaria por no haber encontrado un empleo a tiempo completo. Esto supone un fuerte incremento de la tasa de parcialidad del colectivo de casi treinta puntos respecto a la registrada en 2007.

Una posible explicación a este peor comportamiento de los mayores en el mercado laboral, más allá de actitudes empresariales, es la falta de formación a lo largo de toda la vida la vida laboral en España. Así la tasa de ocupados entre 55 y 74 años que siguen formándose en la zona euro asciende casi al 10%, duplicando la tasa que se registra en España por este colectivo (5,6%).

Ante esta situación, el sindicato ha hecho hoy dos reclamaciones, el diseño y puesta en marcha de políticas activas de empleo específicas para los mayores de 55 años y, en el caso de que no les quede más remedio que jubilarse, por no poder reintegrarse al mercado de trabajo, UGT reclama al Gobierno que elimine los coeficientes penalizadores en las jubilaciones anticipadas de aquellos que hayan cotizado 40 o más años a la Seguridad Social. Esta central ha llevado esta última reivindicación a la mesa del diálogo social que debate la reforma de pensiones y a la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo.

 


 

Normas
Entra en El País para participar