Aerolíneas

Air Nostrum estudia acogerse al fondo de rescate del Gobierno para asegurar su viabilidad

La aerolínea ya ha contactado con la Generalitat para informarle de cómo afecta el Covid al sector y a su situación interna

Air Nostrum estudia acogerse al fondo de rescate del Gobierno para asegurar su viabilidad

Air Nostrum estudia acogerse al fondo de apoyo a la solvencia a empresas estratégicas arbitrado por el Ministerio de Hacienda y gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), así como a "cualquier oportunidad" que pueda surgir en el marco de la normativa comunitaria que contribuya a asegurar su viabilidad.

De momento ya ha contactado con la Generalitat para informarle de cómo afecta el coronavirus al sector y a su situación interna. En estas reuniones no se ha llegado a ningún acuerdo por el momento, según fuentes de la aerolínea franquicia de Iberia.

La compañía valenciana sufre "fuertemente" en su cuenta de resultados el desplome del tráfico de pasajeros generado por la pandemia, al igual que el resto de aerolíneas y del sector turístico.

Para hacer frente a esta situación, como avanza este miércoles El Confidencial, Air Nostrum utiliza "todos los mecanismos" a su alcance dentro del nuevo marco legal surgido como consecuencia del coronavirus para tratar de garantizar su supervivencia en este escenario de crisis mundial.

Primero trabajó con el sector bancario para conseguir financiación dentro de los créditos ICO y ahora estudia presentarse al fondo de apoyo a la solvencia a empresas estratégicas del Gobierno. "Seguiremos analizando cualquier oportunidad que pueda surgir en el marco de la normativa comunitaria y que contribuya a asegurar la viabilidad", aseguran desde la empresa.

El pasado mes de mayo cerró su ronda de financiación con el aval del Instituto de Crédito Oficial por valor de 130 millones de euros y con la participación de 18 entidades financieras, incluidos los principales bancos españoles.

Esta inyección se produjo después de que la aerolínea dejara de volar temporalmente a finales de marzo, una parada "sin precedentes" en sus más de 25 años de historia, de la mano de un ERTE por fuerza mayor para sus 1.439 empleados.

A principios de verano, su presidente, Carlos Bertomeu, confío en el futuro de la compañía aunque se mostró "muy preocupado" por su solvencia económica, además de advertir que el turismo debe dimensionarse a un tamaño de mercado que no será el de antes. "Pero saldremos adelante", auguró.

Normas
Entra en El País para participar