Roca Junyent eleva su facturación por primera vez desde 2015

Registra una cifra de negocios de 25 millones en 2019, un 4,7% más

Miquel Roca, presidente no ejecutivo y socio fundador del despacho, en una imagen de archivo.
Miquel Roca, presidente no ejecutivo y socio fundador del despacho, en una imagen de archivo.

El despacho de abogados Roca Junyent ha logrado mejorar sus cifras de negocio en el último año fiscal. Según reflejan las cuentas anuales relativas al ejercicio 2019, depositadas recientemente en el Registro Mercantil, el despacho obtuvo una facturación de 25 millones de euros, el 4,7% más que los 23,9 millones registrados en 2018. Por mercados geográficos, certificó un aumento de los ingresos tanto nacionales como internacionales. España sigue siendo su principal negocio, con una facturación de 21,9 millones, por los 0,47 millones de la UE y los 1,7 millones obtenidos del resto del mundo.

En los últimos diez años el despacho ha ido rebajando el volumen de ingresos, aunque ha elevado el indicador de rentabilidad que el bufete obtiene por cada socio que forma parte de la firma. La cifra de facturación más alta de la última década se registró en 2010, con 33,5 millones de euros, lo que supone que desde entonces ha sufrido una caída del 25,4%. En los últimos tres años había bajado su volumen de facturación: de los 28,7 millones de 2015 pasó a ingresar 26,9 millones en 2016, 25,1 millones en 2017 y 23,9 millones de 2018, hasta que en 2019 obtuvo los citados 25 millones.

No obstante, hay que tener en cuenta que esta última década ha coincidido con el proceso de relevo generacional al frente del despacho y que la rebaja en el volumen de facturación no ha afectado a la rentabilidad de la compañía. En 2017, Joan Roca Sagarra tomó el relevo de su padre como presidente ejecutivo. Este cambio, además vino acompañado de una profunda remodelación del consejo, que pasó de 12 a 9 miembros con el objetivo de hacer más ágil la toma de decisiones. Del mismo modo, también se ha visto reducido el número de socios del despacho, por lo que, a pesar de la comentada rebaja en el volumen de ingresos respecto a 2010, al contar con menos socios, la rentabilidad en mayor, según explican fuentes de Roca Junyent.

A través de esta renovación, el despacho se marcó como objetivos principales la consolidación del proceso de internacionalización y la digitalización de la compañía hasta el horizonte de 2020.

En la memoria adjunta a las cuentas de 2019, el bufete indica que para este ejercicio prevé que “será un año de cambio en el apartado económico” y que “aunque en el entorno en global es incierto, la combinación de mejora económica y madurez de nuestro despacho, hace que, tengamos previsto un incremento en nuestra cifra de negocios”.

Normas
Entra en El País para participar