Supervisión

La CNMV autoriza que las empresas den información privilegiada por Twitter

El supervisor afirma que las cotizadas pueden usar redes sociales como canal adicional o complementario

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

El tuit de Ana Botín en el que anunció que había acuerdo para rescatar Dia en mayo de 2019 hizo saltar las alarmas en la CNMV. La presidenta de Banco Santander comunicó el pacto a través de su cuenta de Twitter sin informar al supervisor. Este evaluó su comportamiento y finalmente decidió no abrir expediente. Ahora, el organismo que preside Sebastián Albella admite que se pueden utilizar las redes sociales (menciona Twitter y Facebook) para comunicar información privilegiada siempre de manera simultánea al envío a la CNMV, como canal complementario o adicional y cumpliendo una serie de reglas publicadas este jueves. En definitiva, el uso de las redes sociales está permitido siempre que sea simultáneo al envío a la CNMV y cumpla con los mismos requisitos.

El acceso debe ser rápido, completo, integro y correcto y hay cuatro puntos concretos que deben respetarse. Primero, no debe combinarse información privilegiada con el marketing. Segundo, la difusión debe realizarse a un público tan alto como sea posible, de forma gratuita y de forma simultánea en toda la UE. Tercero, la información deberá enviarse a los medios de comunicación en los que "el público confíe razonablemente". Y, cuarto, debe emplearse literalmente la expresión “Información Privilegiada" y ha de contener la identidad del emisor, la de la persona que hace la comunicación, el asunto que trata y la fecha y la hora.

La CNMV en ningún momento permite que se utilice exclusivamente la red social para dar información privilegiada. En España, la información privilegiada de compañías con valores negociados debe enviarse al supervisor sí  o sí. Las redes solo deben servir para complementar o añadir información y siempre de manera simultánea a su comunicación a la CNMV.

El 20 de mayo de 2019, cuando Banco Santander era el único banco que faltaba por ratificar el acuerdo de refinanciación de Dia para que  Letterone, controlado por el magnate ruso Mijail Fridman, tomara el control de la cadena de supermercados, su presidenta adelantó que se había llegado a un pacto en un tuit.

La CNMV dijo entonces que analizaría el tuit de Botín. Dos meses más tarde, el organismo presidido por Sebastián Albella anunció que había concluido "sus actuaciones de análisis", en un comunicado en el que afirmó que ha tenido en cuenta "las alegaciones presentadas por la entidad". La conclusión a la que llegó el supervisor es que "no existe base suficiente para iniciar un procedimiento sancionador".

Tras informar de que se archivaba el caso del tuit de Ana Botín por Dia, la CNMV adelantó que plantearía criterios adicionales sobre el "momento, condiciones y otros aspectos que tanto los emisores de valores como las personas o entidades distintas del emisor deben tener en cuenta en el tratamiento, transmisión a terceros y difusión de información relativa a operaciones financieras o corporativas relevantes".

Normas
Entra en El País para participar