Reino Unido reclama a Bruselas el análisis de la fusión de Telefónica O2 y Virgin

El regulador británico advierte de que solo afectará a los usuarios británicos y una vez se haya materializado el Brexit

O2 y Virgin Media
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. REUTERS

La autoridad británica de la competencia, la Competition and Markets Authority (CMA), ha reclamado a la Comisión Europea que transfiera a Reino Unido la investigación y la decisión final sobre la fusión de O2 y Virgin Media, filiales británicas de Telefónica y Liberty Global, respectivamente.

En un comunicado, la CMA recuerda que Telefónica y Liberty notificaron sus planes sobre la operación a la Comisión Europea el pasado 30 de septiembre. Bruselas dio de plazo hasta el 5 de noviembre para tomar una decisión.

La autoridad británica cree que este caso, el expediente debe ser transferido a Reino Unido porque el potencial impacto para la competencia será únicamente en algunos mercados minoristas y mayoristas de telecomunicaciones en el propio país.

Además, la CMA advierte de que, aunque Bruselas ha tenido un fuerte interés en el pasado de asegurar la consistencia en distintas fusiones en el sector de las telecomunicaciones, ahora la posición comunitaria ya no es relevante dado el inminente fin del periodo de transición para la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

La CMA señala que el límite inicial para que Bruselas responda a este requerimiento en el 19 de noviembre de 2020. El regulador de la competencia británico precisa que se ha mantenido en estrecho contacto con la Comisión Europea en su investigación hasta la fecha y continuará haciéndolo en caso de que Bruselas decida que la jurisdicción sobre el caso no debe transferirse.

Tras el anuncio de la CMA, Telefónica y Liberty han emitido una declaración oficial, en la que señalan que la semana pasada solicitaron formalmente a la Comisión Europea que aprobara la fusión de Virgin Media y O2. "Hemos mantenido a la CMA del Reino Unido completamente informados y comprometidos a lo largo de este proceso. Creemos firmemente que esta es una transacción que respeta las normas de la competencia y que traerá beneficios sustanciales a los consumidores del Reino Unido. Por ello, debería ser aprobada rápidamente. Hemos presentado argumentos convincentes para que la Comisión Europea autorice la transacción lo antes posible", dicen.

Telefónica y Liberty añaden que la transferencia del caso a la CMA retrasaría este proceso y sucapacidad para seguir adelante con la mejora de la infraestructura de banda ancha y 5G del Reino Unido, al tiempo que se crean nuevos puestos de trabajo en el Reino Unido.

En mayo pasado, en el anuncio de la fusión, José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, defendió que la operación no afectará a la competencia en Reino Unido, recordando que otra operación muy similar, la compra de Everything Everywhere por parte de BT en 2015, y que supuso la integración de un operador móvil con una teleco de banda ancha fija, fue aprobada por las autoridades británicas sin apenas condiciones. Esta resolución contrastó con la decisión de la Comisión Europea en 2016 de bloquear la venta de la citada O2 a Hutchison Three porque suponía la reducción del número de operadores móviles de red de cuatro a tres, afectando a los usuarios británicos. Esta decisión comunitaria, que penalizó a los planes de Telefónica de reducción de deuda, llegó apenas unas semanas antes del referéndum del Brexit, donde los electores de Reino Unido votaron en favor de salir de la Unión Europea.

En cualquier caso, parece que el mercado empieza a descontar una aprobación de la transacción. Las acciones de Telefónica suben pasado el mediodía más de un 3%, hasta 3,24 euros, y mantienen el rebote de los últimos días, tras haber perdido la pasada semana la cota de los tres euros.

Fe de errores

uiebe

Normas
Entra en El País para participar