Blogs por ESADE Business & Law School

El despliegue del 5G en España

El 5G es un cuello de botella geoestratégico que, de momento, generará una competencia asimétrica entre territorios y países

El despliegue del 5G en España

La tecnología 5G (“5ª Generación de Comunicaciones Móviles”) tiene importantes implicaciones geoestratégicas. 5G es realmente un conjunto de aplicaciones avanzadas de hardware y software, un clúster de tecnologías digitales (microelectrónica, antenas y algoritmos de control) capaces de incrementar la cantidad y la velocidad de los datos transmitidos en órdenes de magnitud respecto a los sistemas precedentes. 5G es una tecnología clave por sus características habilitadoras de un futuro gobernado por la generación, transmisión y procesado de cantidades vertiginosas de datos. La red 5G es la autopista por donde circularan esos datos. No habrá Industria 4.0, ni internet de las cosas, ni sistemas avanzados e interactivos de inteligencia artificial sin redes 5G.

Si, como parece, nos encaminamos hacia una interconexión digital total, 5G será imprescindible. La red permitiría captar señales de más de un millón de sensores por Km2, a velocidades superiores al Gbyte por segundo, y apenas sin retardo en las comunicaciones. Muchos más datos, en zonas más densas, a velocidades imposibles hoy, y sin latencia. Imprescindible para sistemas críticos de auto conducción o control industrial, experiencias de alta calidad en entornos de realidad virtual u operaciones quirúrgicas en la distancia, entre muchas otras aplicaciones.

Tecnología Huwaei para un despliegue rápido

Las operadoras españolas están anunciando el encendido de su red 5G y parece que van a confiar, en buena parte, en tecnología Huawei, probablemente la mejor y más barata del momento. Esto permitirá un despliegue razonablemente rápido, especialmente teniendo en cuenta que España tiene un mercado exigente y consolidado de uso de datos, con un grado de digitalización y de presencia de fibra óptica razonable.

No habrá Industria 4.0, ni internet de las cosas, ni sistemas avanzados e interactivos de inteligencia artificial sin redes 5G

 

Todo ello hará que el 5G vaya más rápido que en otros países europeos más recelosos del uso de tecnología china. El hándicap será que, aun utilizando tecnología competitiva en coste, garantizar una cobertura amplia requiere un despliegue masivo de antenas e inversiones. El gran problema del 5G es que, al operar con ondas ultracortas, necesita una muy elevada densidad de antenas. De esta forma, el 5G será operativo en centros urbanos de las grandes ciudades, pero más allá de esos núcleos, el proceso de despliegue será más lento.

Huawei es la empresa que mayor número de patentes posee en este campo. Y no sólo dispone de una ventaja competitiva tecnológica. También es, por su dimensión y capacidad de generar economías de escala, la más barata. Por eso, la mayor parte de operadoras de telecomunicaciones del mundo (más de 200 grandes compañías) han empezado a explorar la tecnología de Huawei para dar el salto hacia un escenario digital 5G.

5G es un cuello de botella geoestratégico. El predominio de Huawei en prestaciones tecnológicas y precio podría significar el despliegue masivo de antenas con tecnología china cada 20 metros, en las ciudades de todo el mundo. A través de esas antenas circularían todo tipo de datos personales, financieros, sanitarios e institucionales. Por eso, y por una supuesta competencia asimétrica (según Wall Street Journal Huawei ha recibido más de 75.000 M$ en ayudas del gobierno chino para desarrollar su tecnología), Trump ha vetado la tecnología de Huawei en EE.UU., y numerosos países occidentales le han seguido.

Terminales 5G

Por otro lado, los fabricantes ya están poniendo a la venta terminales con esta tecnología. Pero, nos preguntamos: ¿Ha llegado el momento de comprar un terminal 5G? Quizás, a no ser que seas un “usuario líder” (con gran necesidad de uso de datos, y exigencia de respuesta ultra-rápida), que además vivas en zonas de cobertura asegurada, yo sería todavía prudente.

Por Xavier Ferràs, profesor del Departamento de Operaciones, Innovación y Data de Esade

Normas
Entra en El País para participar