Infraestructuras

El refuerzo en Hochtief y el recorte de deuda, opciones para ACS si vende Cobra

La baja cotización de la germana se presenta como oportunidad, según los analistas del Santander

El presidente de ACS, Florentino Pérez.
El presidente de ACS, Florentino Pérez.

La ofensiva de Vinci para hacerse con la división industrial de ACS abre un ramillete de oportunidades para el grupo español, si es que cristaliza en adquisición. La oferta de 5.200 millones por la mayor parte del negocio, cuyo principal exponente es Cobra, incluye un mínimo de 2.800 millones en metálico y otros 2.400 millones que podrían llegar a ACS bien en efectivo, bien en acciones de Vinci, o una mezcla de ambas. Y prima la cosecha de caja.

Las conversaciones vienen de semanas atrás y en ellas, aseguran fuentes conocedoras de los contactos, se habría valorado compartir el negocio de construcción industrial en un esquema similar al que ACS mantiene con la italiana Atlantia en Abertis.

La presión asiática fuerza una mayor concentración en la construcción industrial

El interés de ACS de engordar sus reservas resta enteros a ese escenario. La posición gala iba a ser predominante, dado su valor en Bolsa y las cifras de la pata industrial Vinci Energies: 13.749 millones en facturación; 1.065 millones de ebitda y 877 millones de beneficio neto en 2019.

Pese a todo, el interés por Cobra y demás filiales industriales de ACS es máximo: contribuirían a elevar el rendimiento bruto de explotación de Vinci Energies, del 7,7% frente a más del 10% de ACS Servicios Industriales, y todo el grupo mejoraría su perfil internacional. Vinci debe 26.300 de sus 48.000 millones de facturación a Francia.

El escenario previsible, en exploración por parte de ACS, es la aceptación de una oferta de Vinci, que, de partida, implica un múltiplo de ocho a nueve veces el ebitda anual del perímetro incluido en la operación. En cuanto al uso de los fondos entrantes, las opciones a la vista, tal y como señalan los analistas del Santander en un informe al hilo de la propuesta francesa, pasan por la reducción de deuda o el fortalecimiento del negocio de infraestructuras. Esto último sería a partir de subir en Hochtief.

El porcentaje que ACS no controla e n Hochtief está valorado en 2.428 millones, con la acción deprimida, en 72 euros

El grupo madrileño tiene el 50,4% de la germana, por un 18% en manos de Atlantia, un 29% de capital flotante y el 2,6% de autocartera. El porcentaje que no controla está valorado en 2.428 millones, con la acción deprimida, en 72 euros. Un avance en la filial germana, que controla Cimic y cuenta con un 20% de Abertis, eliminaría intereses minoritarios y podría desembocar en una simplificación del grupo.

Alta presión

En los cinco últimos años el ebitda medio de la división industrial de ACS ha sido de 656 millones, para un margen promedio del 10,3%. El ebit, por su parte, marca una media de 588 millones y un margen del 9,2%. Se trata de un camino estable que se ve amenazado por el salto de los conglomerados chinos más allá de sus fronteras.

Durante años, ACS y Vinci han sido líderes europeos en construcción industrial, pero ambas se ven presionadas por el empuje de Power Construction Corporation of China, China Energy, China Metallurgical o China National Machinery Industry (Sinomach), entre otras. “Los precios de compañías chinas o indias son casi imbatibles y te obligan a competir muy a la baja”, explica una fuente del sector, “es necesario un gran volumen para defenderse o centrarse en nichos muy específicos”.

Vinci está por plantar cara a base de crecimiento inorgánico. Días atrás se hizo con la canadiense Transelec en su estrategia de crecimiento en Norteamérica y como complemento a la adquisición de la estadounidense PrimeLine en 2018.

 

Exane BNP Paribas dispara expectativas

Tras el bombazo del viernes, con una revalorización en Bolsa del 26%, ACS volvió a ganar ayer un 3,2%. Tras una primera oleada de casas de inversión con opiniones favorables acerca de la posible venta de la división industrial, Exane BNP Paribas remitió ayer a sus clientes un informe en el que duplica el precio objetivo de ACS: de 20 euros por acción a 40,3 euros.

Sus analistas aprecian que la oferta de Vinci aún podría subir, mientras que Hochtief está infravalorada y las acciones de la francesa que pueden ir a manos de ACS (hasta un 5% del capital, según los términos de la oferta inicial) también tienen potencial de mejora.

Exane BNP Paribas otorga a Vinci un valor de 91 euros por título, frente a los 74,3 euros del cierre de ayer.

Normas
Entra en El País para participar