Colman Deegan espera que alguna teleco le devuelva la llamada

El nuevo CEO de Vodafone España, con experiencia financiera y en las filiales india, italiana y turca del grupo, llega para gestionar posibles fusiones en el sector

Colman Deegan, próximo CEO de Vodafone España.
Colman Deegan, próximo CEO de Vodafone España.

De Irlanda a India, de India a Italia, de Italia a Turquía, y de Turquía a España: un bonito paseo por el mundo para el próximo consejero delegado de Vodafone España, el irlandés Colman Deegan. Con perfil financiero, es consciente del puesto al que llega, dada la complejidad del mercado español de las telecomunicaciones, el más competitivo de Europa, que se aboca a un proceso de concentración empresarial.

Habituado a adaptarse a otras culturas, y aficionado a las lecturas sobre asuntos internacionales (además de a las biografías), está aprendiendo español a marchas forzadas, pues accederá al cargo el próximo 1 de noviembre. El directivo, hasta ahora máximo responsable de Vodafone Turquía, sustituirá a António Coimbra, que mantendrá la presidencia no ejecutiva de la operadora. Deegan forma parte del grupo de directivos irlandeses que gestionan grandes empresas en el extranjero, como Ronan Dunne, máximo ejecutivo de la división de móvil de Verizon y ex-CEO de Telefónica O2, y Willie Walsh, CEO saliente de IAG.
Al próximo jefe de Vodafone España, que está en torno a la cincuentena, le gusta pasar tiempo con su familia. Tiene tres jos con su esposa, Carina Gannon, ahora Carina Deegan (Irlanda, 1972), profesional de los recursos humanos. Fue directora de ese departamento en Game Stores, empresa de videojuegos, entre 2000 y 2009, y luego estudiante de tapicería en la escuela para adultos Wendy Shorter Interiors durante un año, antes de mudarse a India con su marido.

Allí tuvo un papel muy activo en la Fundación Vodafone, participando por ejemplo en la Revolución del Rickshaw Rojo, una iniciativa lanzada en 2013 en la que tres mujeres, entre ellas la propia Carina, recorrieron varias ciudades a bordo de un bicitaxi, o rick­shaw, para recaudar fondos para las mujeres y los niños indios. Desde hace un año, es consejera de la empresa con sede en Londres Gandee Catering, de la que es accionista principal.

Colman Deegan estudió Administración de Empresas en el Trinity College de Dublín, fundado en el siglo XVI, y por cuyas aulas pasaron desde Oscar Wilde hasta Samuel Beckett, pasando por otros escritores como Bram Stoker y Jonathan Swift. Deegan se licenció en 1995, y tres años después ya estaba en el grupo Vodafone. Ocupó altos cargos en tesorería y fusiones, entre 2007 y 2011, principalmente. Luego pasaría a ser director financiero de Vodafone India, desde Bombay, donde viviría dos años y medio, y de Vodafone Italia, desde Milán, durante otro tanto.

Entre los intereses que refleja Deegan en Linkedin están el italiano Studio Morandi, que presta servicios de asesoría fiscal y legal, y Hereafter, entidad irlandesa que se encarga del papeleo para individuos y familias que afrontan grandes cambios vitales, como los vividos por Deegan en sus sucesivas mudanzas. Aparecen también en la red profesional el Trinity College, Vodafone... y Mark Evans, consejero delegado de O2, la marca británica de Telefónica, su gran rival. Evans estuvo en Vodafone entre 2001 y 2012, en el departamento financiero, y por tanto fue, al menos brevemente, jefe de Deegan.

En Turquía

En octubre de 2016, Deegan fue nombrado consejero delegado de Vodafone Turquía, una importante filial del grupo, donde según la empresa ha desempeñado un gran trabajo acometiendo la digitalización del negocio y alcanzando los dos dígitos de crecimiento en ingresos por servicio. Además, ha recibido reconocimientos por su apoyo al empleo femenino en el país.

En una entrevista reciente en el diario Sabah, señalaba que hay “oportunidades, dinamismo y hospitalidad” en Turquía y que el gigante de las telecomunicaciones es un inversor a largo plazo en el país, que es uno de los mayores mercados de Europa y Oriente Próximo. “He viajado a 40 provincias desde que llegué aquí. Dondequiera que fui, me impresionó la motivación y la energía de la gente, que está dispuesta a probar cosas nuevas, a usar nuevas tecnologías y a mejorar sus medios de vida. Por lo tanto, hay un gran potencial”, afirmaba.

Fusiones

Deegan tiene ahora el reto de dirigir la compañía en un momento de durísima competencia. Con más de 20 marcas comerciales que ofrecen fibra óptica es muy complicado sacar la cabeza, pues se genera una destrucción de valor enorme. Así que Vodafone España debería afrontar el más que seguro proceso de fusiones que va a vivir el sector. Las especulaciones apuntan a una boda con MásMóvil, aunque parece que habrá que esperar: los fondos KKR, Cinven y Providence acaban de aterrizar en ella, y es probable que antes busquen otras operaciones para ganar tamaño.

La implantación del 5G (con sus correspondientes subastas) y los retos generados por la pandemia también llenarán su mesa de trabajo. António Coimbra tendrá un papel relevante durante todo el proceso de transición, señala Vodafone, ayudando a su sucesor a integrarse lo más rápido posible en las dinámicas de mercado y trabajando con él y con el comité de dirección en el ámbito de las relaciones institucionales y el desarrollo del negocio de grandes clientes y Administraciones públicas. En sus ocho años al frente de la filial, Coimbra ha sido responsable de la integración de Ono en 2014 y de situar Vodafone España como la primera operadora convergente del grupo.

Colman Deegan tiene cobertura y saldo, por tanto, para llamar a posibles novios de Vodafone. Ahora solo falta que le cojan el teléfono.