El caballero blanco de Suez, Ardian, deja bastante que desear

Sin detalles sobre precio ni estrategia, las intenciones cuidadosamente formuladas del capital riesgo son difíciles de desentrañar

Bertrand Camus, CEO de Suez, y Antoine Frerot, jefe de Veolia.
Bertrand Camus, CEO de Suez, y Antoine Frerot, jefe de Veolia. AFP

Bertrand Camus está haciendo todo lo posible por esquivar a Veolia. El jefe de Suez respalda una posible opa del capital riesgo francés Ardian para protegerse de su rival. Los accionistas deberían permanecer escépticos.

El intento parece bastante desesperado. El jueves, Ardian dijo que junto a un grupo de fondos “mayormente francés” pretendía hacer una oferta por el 29,9% de Engie en Suez. Camus añadió que, de salir adelante, Ardian haría inmediatamente una oferta en efectivo en los mismos términos por el resto de Suez. El plan tendría algunos méritos. Aseguraría que todos los accionistas fueran tratados por igual. Conlleva un menor riesgo de ejecución: Ardian no tiene las preocupaciones anticompetencia de Veolia. Y podría ofrecer garantías de empleo con revestimiento de acero en medio de una pandemia.

Pero sin detalles sobre precio ni estrategia, las intenciones cuidadosamente formuladas de Ardian son difíciles de desentrañar. Si quisiera liquidar los negocios constituyentes de Suez, el patrimonio de esta podría valer casi 13.000 millones. Eso implica que Ardian y sus apoyos podrían ofrecer 20,35 euros por acción, más de un décimo más que la oferta mejorada de Veolia. Suez pone su propio valor en 25 euros. En todo caso, una disgregación contradiría el objetivo de Camus de mantener entero el grupo. Y con la deuda neta de Suez ya en más de 3 veces el ebitda de 2021, hay un margen limitado para que Ardian saque provecho aplicando más apalancamiento.

Puede ser solo teoría, además. Engie, respaldada por el Estado, indicó que la oferta de Ardian llega demasiado tarde, mientras se prepara para dar una respuesta final este lunes 5. Ha acogido con satisfacción la oferta mejorada de Veolia, que la convertiría en la mayor accionista y le daría una base para lanzar una unión completa. Los accionistas de Suez también pueden preferir la relativa certeza de una oferta en efectivo existente, suponiendo que Veolia les pague el mismo precio. El hecho de que esta no haya hecho aún explícitamente esa promesa da a Camus cierto margen. Pero es difícil compartir su entusiasmo por Ardian dadas tantas zonas grises.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías