Elecciones EE UU

Ganadores y perdedores de la carrera hacia la Casa Blanca

Petroleras, industria, banca y defensa serían los más beneficiados de la reelección de Donald Trump

Ganadores y perdedores de la carrera hacia la Casa Blanca pulsa en la foto

Walmart: el consumo básico siempre suma gane quien gane

El resultado electoral de los comicios del próximo 3 de noviembre no debe preocupar a las empresas de consumo básico, según los analistas. Algunos expertos creen que estas compañías lo harán mejor con un Gobierno demócrata –debido a la apuesta en su programa de favorecer a las clases medias– lo que se reflejará en el consumo de los hogares, pero otros piensan que pueden seguir haciéndolo bien en todo caso si Trump repite como inquilino de la Casa Blanca. Walmart es una de las clásicas empresas de consumo básico de EE UU. Con una capitalización bursátil de más de 300.000 millones de dólares, sube cerca de un 20% en Bolsa este año ya que pertenece a uno de los sectores que ha registrado un mejor comportamiento durante la crisis provocada por la pandemia.

ExxonMobile: las petroleras sacan partido del negacionismo climático de Trump

Las petroleras son vistas como las grandes beneficiadas de una vitoria de Donald Trump. Conocidas son sus posturas negacionistas sobre la crisis climática. Bajo el mandato de Trump, la Administración republicana ha dado marcha atrás a las políticas energéticas de su antecesor, alentando al uso de la energía nuclear y de los combustibles fósiles. Desde Natixis recuerdan que en los últimos años además de intensificar las perforaciones, el actual presidente ha reducido su dependencia de la producción de petróleo de Irán y Venezuela con la aplicación de sanciones. Una victoria republicana supondría ahondar en esta política, de la que sacarían partido petroleras como ExxonMobile, compañía que capitaliza 140.790 millones de dólares y que en el año cae un 52% castigada por los bajos precios del crudo.

Amazon: las tecnológicas, ajenas al posible riesgo de un mayor control

Los analistas no se ponen de acuerdo a la hora de decidir cuál de los dos candidatos de la presidencia puede ser mejor para los intereses del sector tecnológico. Desde Schroders recuerdan que “durante muchos meses, la preocupación predominante fue que el candidato demócrata introdujera nuevas reglas antimonopolio contra estos gigantes de la tecnología y, en el peor de los casos, los dividiera en empresas más pequeñas”. Pero el sector vive ajeno a la contienda electoral y disfruta del favor generalizado de los inversores debido a la creciente dependencia de los servicios digitales provocada por la pandemia. Amazon, uno de los gigantes del sector que lleva cotizando en Bolsa desde 1995, es un ejemplo de ello, con una rentabilidad del 70% en 2020.

Apple: las menores tensiones arancelarias, la clave para seguir batiendo récords

Las tecnológicas se revelan como las grandes triunfadoras del año y en un momento marcado por las caídas de los beneficios han logrado resultados extraordinarios. A pesar de su fortaleza, estas firmas también vigilan de cerca los efectos de la política comercial. Aunque demócratas y republicanos comparten sus malas relaciones con China, una victoria de Biden ayudaría a reducir las tensiones. La guerra arancelaria bajaría la presión y compañías como Apple, que dependen de los proveedores asiáticos, se beneficiarían. Esto les permitiría recortar el precio de productos como el iPhone, ampliando así su cuota de mercado y ganando margen para seguir batiendo récords. En el año la compañía de la manzana se anota un alza del 55% con su capitalización rozando los dos billones, marca que logró superar en agosto.

JP Morgan: temor a una mayor regulación en caso de una victoria demócrata

El sector financiero aguarda con especial interés el resultado de las elecciones. Una victoria del candidato demócrata es vista con recelo por la gran banca pues como señala Víctor Peiro, responsable de renta variable de GVC Gaesco, Joe Biden es partidario de endurecer las leyes para dotar de mayor transparencia al negocio bancario. Asimismo busca restar algo de poder a las entidades y profundizar en la ley Dodd- Frank, que divide las funciones de los bancos comerciales y la banca de inversión. Esto supondría una presión adicional para firmas como JP Morgan, que en los últimos meses se han visto sacudidas por la pandemia y sufren las dificultades de los bajos tipos de interés. La entidad, que de los ocho últimos ejercicios solo en 2018 (-6,6%) cerró en negativo, retrocede un 30% en lo que va de año.

Ford: Trump da una de cal y otra de arena al sector del automóvil

La relación de los fabricantes de automóviles con Trump ha estado marcada por los tiras y aflojas. Y es que pese a que el actual presidente es defensor de la industria tradicional estadounidense, algunas de las decisiones tomadas han perjudicado al sector del que forman parte grandes compañías como Ford, GM o Chevrolet. La pasada semana, Tesla, Volvo, Mercedes y Ford demandaron al Gobierno de EE UU para pedir que cesen los aranceles sobre repuestos importados de China. Una postura menos beligerante de Biden con China podría beneficiar a estas empresas. Ford es uno los gigantes del sector en EE UU. Sus acciones caen un 26% este año pero el consenso es relativamente positivo con el valor, con un 74% de consejos de mantener y solo un 10,5% que recomiendan vender.

 Johnson & Johnson: el control de los precios y un seguro médico público, la gran amenaza

Con la pandemia y la carrera por hacerse con la vacuna en el punto de mira, la industria farmacéutica se ha convertido en uno de los sectores predilectos del mercado. Pese a su marcado perfil defensivo, el resultado que salga de las urnas tendrá su impacto en la evolución en Bolsa de compañías como Johnson & Johnson, que en este convulso año para la Bolsa escapa a las caídas (1%). Desde Schroders recuerdan que la pandemia ha afectado a las familias de menores ingresos y ha puesto de manifiesto la desigualdad en el acceso a la atención médica en EE UU. Así, se espera que Biden incremente el control de los precios de los medicamentos y cree una opción de seguro médico público para competir con las empresas privadas. Ambas políticas son negativas para las empresas farmacéuticas.

Caterpillar: infraestructuras, apuesta compartida por los dos candidatos

Las empresas de construcción están en el grupo de compañías que se favorecerían claramente con los planes de inversión en infraestructuras que plantean tanto Trump como Biden, si bien este último promete dar un sesgo de sostenibilidad a la inversión pública. El mayor impulso fiscal que se espera de la Casa Blanca gane quien gane supondría un espaldarazo para Caterpillar y otras muchas compañías del sector. El grupo especializado en la fabricación de maquinaria ha logrado capear el temporal provocado por pandemia y en el año cotiza prácticamente en tablas. Desde mínimos de marzo, su acción ha recuperado un 68%. El consenso de Bloomberg es muy positivo con el valor: el 46% aconseja comprar; el 50% dice mantener en cartera, y únicamente el 3% aconseja vender.

Nextera Energy: vientos por fin favorables para las renovables si gana Biden

La defensa del medioambiente es una de las causas que, tradicionalmente, vienen defendiendo los demócratas desde hace tiempo. “El Partido Demócrata tiene un plan de dos billones de dólares en inversiones con etiqueta verde, para promocionar un Green New Deal y defender al mismo tiempo el concepto Buy American”, explica Jack Janasiewicz, porfolio manager de Natixis Investment Managers. Si resulta ganador Joe Biden, el experto considera que este sería un sector beneficiado. Dentro de este grupo destaca la compañía Nextera Energy. La empresa estadounidense que tiene 14.000 empleados en EE UU y Canadá vive un momento dulce en Bolsa ya que en lo que va de año sube un cerca de un 17% y acumula cinco años consecutivos de ganancias bursátiles.

Lockheed Martin: bien posicionada para aprovechar un aumento del gasto en defensa

La fuerza armamentística es una de las señas de identidad de EE UU, uno de los países en los que el gasto en defensa ocupa un papel destacado. Aunque con independencia de quien sea el ganador esta característica se seguirá manteniendo, una victoria republicana sería bien recibida por las cotizadas que operan en esta industria. Donald Trump es partidario de elevar la cuantía de esta partida en los presupuestos nacionales y está presionando para que los países aliados incrementen su gasto en defensa. Compañías como la armamentística Lockheed Martin podrían sacar partido de esta estrategia. Aunque en lo que va de año cae un 1,5%, el consenso de los analistas de Bloomberg se muestra optimista. Además de concederle un potencial del 14%, el 62,5% de las firmas aconsejan comprar y el 37,5%, mantener.

Normas
Entra en El País para participar