Inversión

Los valores de crecimiento sacarán partido en Bolsa de la inflación bajo cero en la zona euro

Flossbach von Storch prevé un alza de los precios a medio y largo plazo

Pantallas en el interior del Palacio de la Bolsa de Madrid.
Pantallas en el interior del Palacio de la Bolsa de Madrid.

Con la inflación de la zona euro en negativo, cerró en septiembre en el -0,3% interanual–su nivel más bajo en cuatro años–, y los tipos de interés a cero, lograr algo de rentabilidad en los depósitos bancarios es una misión imposible y los inversores optan por activos de más riesgo para arañar rentabilidad.

Un estudio del Instituto Flossbach von Storch, creado por la gestora de fondos alemana del mismo nombre, sobre la correlación entre la inflación y la evolución de la Bolsa, apunta que, en momentos de baja inflación como el actual, los valores que mejor se comportan son los denominados de crecimiento. Al contrario, en periodos de alta inflación, las empresas que mejores registros logran son las value, entre las que se incluyen las de bienes de consumo esencial, las de seguros y las de energía, al tener posibilidad de realizar incrementos de precios entre sus clientes con relativa facilidad.

Según el informe, “las amplias medidas de apoyo adoptadas por los gobiernos y los bancos centrales a raíz de la pandemia del coronavirus podrían conducir a mayores tasas de inflación a medio y largo plazo”. El estudio ha analizado los rendimientos históricos del mercado de valores dentro de las diferentes fases de inflación y concluye que “el tipo de interés nominal es, en particular, de una importancia decisiva”. Y es que, explica, mientras que los precios de bienes tangibles y financieros en Alemania han subido un 4,3% de media anual desde 2010, la tasa de inflación media ha sido del 1,3%.

Otro de los ejemplos que pone el brazo de estudios de la gestora germana es que en Estados Unidos el repunte del efectivo en circulación se ha elevado un 33,5% desde principios de año. Esto podría provocar “tarde o temprano a un aumento de la inflación”, sentencia el informe.

A todo esto se añade que el repunte que está experimentando el oro –que se sitúa en el entorno de los 1.910 dólares por onza, por debajo aún de los niveles registrados en marzo–, podría deberse a esa previsible alza de la inflación en un futuro.

El Instituto Flossbach von Storch apunta además que la pandemia “seguirá dejando su huella en los mercados de capitales más allá de 2020”, si bien las Bolsas –el Ibex es una excepción– se han recuperado de las fuertes caídas de marzo gracias a los estímulos de los bancos centrales y no porque las perspectivas de beneficios de las empresas hayan mejorado repentinamente.

Normas
Entra en El País para participar