Renta fija

CaixaBank emite 750 millones en cocos al 5,87%

La demanda supera los 4.000 millones

Logo de CaixaBank en una de sus oficinas.
Logo de CaixaBank en una de sus oficinas.

Tres semanas después de que los consejos de Bankia y CaixaBank aprobaran la fusión para la creación del primer banco español, la entidad que pilota Gonzalo Gortázar ha aprovechado las buenas condiciones del mercado de deuda para captar recursos. Bajo la fórmula de bonos contingentes convertibles (cocos en la jerga) CaixaBank ha captado 750 millones al 5,875%, el cupón AT1 más bajo de un emisor español desde el inicio de la pandemia.

Los “cocos” son instrumentos híbridos. Es decir, tienen elementos de deuda -pagan un interés al comprador- y de capital, pues pueden absorber pérdidas. La característica principal de estos títulos es que pueden convertirse en acciones si el ratio de capital de máxima calidad CET1 desciende por debajo de un determinado nivel. Este tipo de deuda, además, es perpetua. No tienen un vencimiento determinado aunque en el caso de la emisión de CaixaBank se pueden rescatar transcurridos siete años y medio en este caso, en abril de 2028.

La expectación generada por la operación con Bankia, sitúa en a CaixaBank en el punto de mira de los inversores. El interés que en sesiones pasadas registraron sus acciones se trasladó a la emisión de deuda. Nada más abrirse los libros la demanda alcanzaba los 2.000 millones, importe que al cierre se situaba en los 4.100 millones, el 90% correspondió a inversores extranjeros. Las órdenes superaron en 5,4 veces la oferta. Esto permitió a la entidad rebajar el cupón en 50 puntos básicos al pasar del 6,375% con los que comenzó la emisión al 5,875% con el que se cerró. CaixaBank no ha tenido que pagar ninguna prima de nueva emisión respecto a la cotización en el mercado de sus bonos.

Estos títulos, computables como capital adicional de nivel 1, (AT1) tienen como objetivo reforzar la estrategia y aumentar su buffer de capital. Esta emisión permite liberar hasta 47 puntos básicos de CET1, incrementando así el colchón de requisito sobre los mínimos regulatorios. Tras la operación la ratio de solvencia Tier1 se sitúa en el 14,3% porcentaje que alcanza el 16,5% a nivel de capital total.

Bank of America, Barclays, CaixaBank, MS Bank y Société Générale fueron las entidades colocadoras encargadas de llevar a buen puerto la operación.

La emisión de este jueves es la tercera colocación que realiza CaixaBank en lo que va de año, una estrategia que se sitúa en línea con la efectuada en 2019, periodo durante el cual realizó cuatro apelaciones al mercado. En los últimos nueve meses la entidad ha captado 2.750 millones.

La primera emisión de 2020 fue en enero. Aprovechando una de las tradicionales ventanas del mercado de capitales, CaixaBank captó en el primer mes del año 1.000 millones en deuda sénior preferente con un cupón del 0,375%. Seis meses después, en julio vendió 1.000 millones en un bono social anticovid que tenía por objeto financiar a pymes y microempresas de las zonas más desfavorecidas de España. El cupón de esta referencia se situó en el 0,75%.

La tercera emisión

Con la de hoy son ya tres las ocasiones en las que CaixaBank ha recurrido al mercado para vender bonos contingentes convertibles (cocos), una estrategia que tiene como objetivo reforzar el capital. La primera vez que la entidad salió al mercado a probar suerte con este instrumento de deuda híbrida fue en junio 2017 cuando vendió 1.000 millones con un cupón del 6,75% amortizable a partir del séptimo año. Nueve meses después repitió la experiencia. En marzo de 2018 adjudicó 1.250 millones. El cupón de esos títulos fue del 5,25% y el plazo unos ocho años.

Esta semana junto a CaixaBank el suizo Julius Baer y el sueco Svenska Handelsnbanken han sido los otras dos bancos que han optado por vender cocos

Normas
Entra en El País para participar