Bruselas inicia acciones legales contra Londres por incumplir el acuerdo de retirada de Brexit

Reino Unido ha recibido ya el aviso de procedimiento de sanción

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. AFP

En una declaración institucional de apenas un minuto, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado este jueves que la Unión Europea (UE) ha dado el primer paso hacia la apertura de un procedimiento de infracción contra el Reino Unido por incumplir los términos del Acuerdo de Retirada pactado entre los dos bloques antes de las negociaciones en las que se decide la futura relación comercial, que comenzará a partir de 2021.

La carta formal en la que se anuncian estas acciones ya ha sido enviada al Gobierno de Boris Johnson después de que Reino Unido no se haya echado atrás en sus intenciones antes de que terminase septiembre. Cuando se anunció la propuesta de ley británica, el 9 de este mes, Bruselas advirtió a Londres que tenía hasta octubre para retirar el proyecto, que por ahora sigue adelante.

Desde el número 11 de Downing Street tienen un mes de plazo para presentar sus alegaciones u observaciones, ha recalcado Von der Leyen. "Tras examinar estas observaciones, o en caso de que no se hayan presentado, la Comisión podrá emitir, en su caso, un dictamen motivado", explican desde el Ejecutivo comunitario. "La carta invita al Gobierno británico a enviar sus observaciones en el plazo de un mes. Entretanto, la Comisión Europea trabajará duro para la total implementación del Tratado de Retirada", ha concluido Von der Leyen.

Estos expedientes, que son posibles porque a efectos prácticos Londres sigue dentro de las estructuras legales de la UE, son un mecanismo habitual por parte del Ejecutivo comunitario hacia los socios. Con todo, es una muestra de hasta dónde está dispuesta a llegar Bruselas.

Si no hay acuerdo, los servicios comunitarios pueden decidir dar el segundo paso del procedimiento en forma de dictamen motivado que da un nuevo plazo para el diálogo y que, de no ser suficiente, permitiría a Bruselas llegar a la última fase, que es elevar el caso al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

La polémica ley otorga al Gobierno británico la capacidad para eliminar la exigencia de rellenar formularios de exportaciones para las mercancías que crucen desde Irlanda del Norte hacia la isla de Gran Bretaña. También permite a Londres evitar que la legislación europea sobre subsidios se aplique en las transacciones comerciales entre Irlanda del Norte y la Unión Europea. Además, declara de manera explícita que las anteriores disposiciones no pueden declararse ilegales en el Reino Unido en base a una incompatibilidad con tratados internacionales. En otros términos, tira por tierra de forma unilateral el pacto alcanzado hace un año en materia comercial.

Esta semana está teniendo lugar la novena ronda de negociaciones entre Bruselas y Londres, capitaneadas respectivamente por Michel Barnier y David Frost. Los dos bloques anunciaron hace meses que el acuerdo debería estar listo ya en octubre para que dé tiempo a ratificarse en los diferentes parlamentos nacionales.

Normas
Entra en El País para participar