La FEMP ve cerca un pacto con Hacienda para inyectar 25.000 millones a los ayuntamientos

Los municipios aspiran a que el Gobierno retome el fondo municipal de 5.000 millones no reembolsables, el de transportes, a utilizar sus remanntes y recibir ayudas europeas

El presidente de la FEMP y alcalde de Vigo, Abel Caballero.
El presidente de la FEMP y alcalde de Vigo, Abel Caballero.

“Estamos cerca del acuerdo”, ha manifestado este martes la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) sobre su negociación con Hacienda para lograr fondos adicionales con los que los ayuntamientos enfrenten la pandemia del Covid-19 tras el fracaso de real decreto ley de reutilización de remanentes que el Parlamento tumbó.

Desde la organización que preside el alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero, anuncian “la proximidad de un acuerdo con el Gobierno que supondría, globalmente, la movilización de 25.000 millones de euros”.

De momento, Hacienda estaba decidida a inyectar unos 3.000 millones a los municipios con un nuevo real decreto que recuperase algunas de las medidas de la norma que rechazó el Congreso de los Diputados: la suspensión de la regla de gasto para este año, el uso de los superávit de 2019 o la actualización de las entregas a cuenta sin restar el impacto de la pandemia.

El planteamiento de la FEMP pasa por recuperar además la cuestión central del decreto original: la posibilidad de que los ayuntamientos puedan usar al menos 10.000 de los 14.000 millones que se estima que atesoran en remanentes de años anteriores. Esto supondría retomar el plan negociado con Hacienda que, para sortear el veto legal al déficit local, permitiría a los alcaldes prestar a la administración central sus ahorros para recibirlos en forma de transferencias en los próximos años.

Una propuesta que solo contó con el apoyo de los ediles socialistas en la FEMP, así como de PSOE, Unidas Podemos y Teruel Existe en el Parlamento. Para desbloquear la situación, Caballero apuesta por rescatar también el fondo de 5.000 millones de euros no reembolsables que Hacienda llegó a prometer, pero cambiando su distribución para dar más peso al factor poblacional (con algún ajuste de despoblación, dispersión o insularidad), que marcaría la entrega de 3.000 millones, y dejando solo los 2.000 millones restantes ligados a la cuantía de remanantes de cada población.

Se espera así lograr un consenso sin el cuál el Gobierno no está dispuesto a volver a acudir al Congreso de los Diputados para volver a sufrir una derrota parlamentaria con un plan muy similar al anterior.

En paralelo, la FEMP negocia con Hacienda que retome el fondo de 275 a 400 millones de euros de ayudas al transporte para compensar la prestación de estos servicios pese a la caída de viajeros.

Finalmente, la FEMP estima que de los 72.000 millones de euros en transferencias que España aspira a lograr de la Unión Europea, le corresponderá el equivalente a su asignación habitual de los recursos públicos, esto es, cerca del 14% del total, o lo que es lo mismo cerca de 10.000 millones adicionales en los próximos años.

Aunque el Gobierno parece dispuesto a ceder, el movimiento depende ahora de que el nuevo plan convenza a los alcaldes de distinto signo y lleve a sus respectivos grupos parlamentarios a apoyar un nuevo decreto ley con este contenido.

Normas
Entra en El País para participar