El ascenso de Garijo a CEO mundial de Merck deja a Almirall sin consejero delegado

La española liderará desde mayo al grupo químico alemán

Le sustituye en el área de salud de la germana el primer ejecutivo del laboratorio catalán

Belen Garijo Merck
Belén Garijo, nueva CEO de Merck, en una imagen difundida este lunes por la empresa alemana.

Una decisión en Darmstadt (Alemania) ha tenido consecuencias directas en la carrera meteórica de una ejecutiva española y sobre la empresa catalana Almirall. El gigante químico y farmacéutico germano Merck anunció este lunes el nombramiento de la albaceteña Belén Garijo (Almansa, 1960) como presidenta y CEO, donde ya ejercía como viceconsejera delegada. Ese movimiento corporativo ha provocado que el elegido para sustituirla al frente del área de salud sea Peter Guenter, el actual primer ejecutivo de la firma catalana Almirall, que busca ya un sustituto.

La directiva española ocupará el cargo de CEO y también de presidenta del consejo de administración a partir del 1 de mayo del próximo año. Sucederá a Stefan Oschmann tras 10 años en el cargo.

Garijo es también consejera independiente de BBVA desde 2012 y se convierte así en una de las personas de nacionalidad española con una mayor responsabilidad en una multinacional de negocio global. Una trayectoria similar ha recorrido el español Joaquín Duato, que recientemente fue nombrado vicepresidente ejecutivo del gigante Johnson & Johnson tras haber liderado la filial farmacéutica.

Este es el segundo ascenso de Garijo en muy poco tiempo. A mediados de julio, Merck la nombró vicepresidenta del comité ejecutivo y viceconsejera delegada de toda la compañía, al mismo tiempo que se mantuvo como CEO del área de salud.

Guenter, su sustituto Darmstadt, deja un vacío considerable en Almirall. Los inversores se tomaron de forma negativa su marcha, castigando la acción del laboratorio, que se dejó un 4,21% en la jornada del lunes tras conocerse su salida.

Lamenta la marcha

El directivo belga saldrá a finales de diciembre de la compañía controlada por la familia Gallardo después de tres exitosos años. Cuando aterrizó en 2017, se llevó un bonus de algo más de dos millones de euros como incentivo de contratación. En ese momento se encontró una farmacéutica en dificultades, con pérdidas tras realizar un profit warning debido al descalabro del negocio en EE UU. Actualmente deja al laboratorio en el Ibex 35 –desde junio–, con una capitalización bursátil cercana a los 1.700 millones, y con una facturación de 908,4 millones el pasado año (un 11% más interanual).

“Aun lamentando la decisión de Peter de dedicarse a esta nueva oportunidad, en nombre del consejo de administración y de los empleados de Almirall quiero agradecer a Peter la impresionante transformación que ha liderado en la compañía durante los últimos años”, reconoció Jorge Gallardo, presidente de la compañía y representante de la familia que controla el 59% del capital y de quien dependerá en gran medida el nombre de quien tenga que tomar ahora las riendas del día a día de la firma. “El proceso de búsqueda de su sucesor está en marcha”, anunció la compañía catalana en un comunicado.

Trayectoria de Garijo

Por su parte, la ejecutiva española, médica especialista en farmacología clínica, dejó la presidencia europea de Sanofi en 2011 para liderar la división farmacéutica de Merck. En el laboratorio francés también fue miembro del comité ejecutivo del grupo y del consejo de la ya desaparecida joint venture de vacunas de Sanofi-Pasteur y MSD. En 2011, asumió además la integración de Genzyme.

Sus inicios profesionales fueron como médica en el Hospital de la Paz de Madrid. Dio el salto a la industria farmacéutica en los años noventa al ser fichada por el laboratorio Abbott. Entre 2003 y 2006 fue directora general de Aventis España, liderando en 2004 la fusión de Sanofi y Aventis. Entre 2000 y 2003, ocupó el cargo de vicepresidenta mundial de oncología en Aventis y anteriormente había dirigido la unidad de negocio de oncología en la filial española de la empresa predecesora, Rhône-Poulenc.

A partir de mayo se convertirá en la primera mujer que ejerce como CEO de una empresa en el DAX alemán. Actualmente únicamente Jennifer Morgan ocupa la responsabilidad de primer ejecutiva, pero compartida con otro co-CEO en la empresa de software SAP.

La ejecutiva manchega estará al frente al frente un laboratorio con más de 350 años de historia y que emplea a 57.000 personas. En la actualidad, la empresa de Darmstadt –en el estado de Hesse– dispone de un valor en Bolsa superior a los 16.000 millones y el pasado año ingresó 16.200 millones. El negocio de esta firma abarca la industria farmacéutica y biotecnológica (por ejemplo hormonas para la fertilidad e interferón), la producción de materiales y, por último, de ciencias de la vida.

Un gran salto en la farmacéutica catalana

Reorientación. Peter Guenter llegó a Almirall en 2017 sustituyendo a Eduardo Sanchiz. En tres años ha reorientado el negocio hacia de la dermatología médica. De esta forma centraba a una empresa que no había encontrado su sitio tras la venta de su negocio respiratorio a AstraZeneca. Por ejemplo, Guenter ordenó desprenderse de la empresa de medicina estética Thermi, tan solo adquirida unos años antes y puso en orden el negocio de EE UU, que había llevado a números rojos a la empresa. Además, adquirió a la estadounidense Allergan un portfolio de fármacos. Y no menos importante ha sido poner en orden la cartera de I+D del laboratorio catalán, renunciando a algunas moléculas con poco futuro y adquiriendo licencias de medicamentos con grandes expectativas como lebrikizumab, el prometedor Seysara (frente a acné moderado a grave) para el mercado de EE UU, la tirbanibulina o el lanzamiento de Ilumetri en Europa.

Equipo. Guenter llegó para aportar experiencia internacional tras haber sido vicepresidente comercial global de Sanofi. Fichó de fuera talento como el nuevo director financiero (Mike McClellan), el director médico (Volker Koscielny) o a Francesca Wuttke (directora digital).

Normas
Entra en El País para participar