Fainé declara en la Audiencia Nacional por la compra de BPI

El juez investiga delitos societarios en la adquisición del banco portugués

El expresidente de CaixaBank, Isidro Fainé.
El expresidente de CaixaBank, Isidro Fainé.

El expresidente de CaixaBank, Isidro Fainé, y el actual número dos de la entidad, Gonzalo Gortázar, declaran esta semana ante la Audiencia Nacional como querellados por presuntos delitos societarios en la causa que investiga supuestas operaciones irregulares para adquirir el banco portugués BPI.

Fainé (actual presidente de la Fundación La Caixa, máximo accionista de CaixaBank) será el primero en comparecer ante el titular del juzgado central de Instrucción número 5, José de la Mata, este lunes, jornada en la que también intervendrán los representantes legales de CaixaBank y del holding, Criteria, así como el asesor de la presidencia, Alejandro García Bragado.

Un día más tarde, se someterán al interrogatorio el ex director general de relaciones internacionales Antonio Massanell y el asesor Óscar Calderón, mientras que el miércoles será el turno de Gortázar y del entonces director de cumplimiento normativo, Juan Antonio Álvarez.

La querella, presentada por dos accionistas, fue admitida a trámite en octubre de 2018, e investiga presuntos delitos societarios, de abuso de mercado y administración desleal en la compra de BPI.

CaixaBank, que mantenía una participación minoritaria en BPI desde 1995, cerró con éxito en 2017 su opa sobre el banco portugués y pasó a controlar el 84,5% de su capital, gracias a un desembolso de 644,5 millones de euros.

Según la querella, CaixaBank llevó a cabo una permuta de acciones con Bank of East Asia (BEA) para poder entrar en el accionariado de BPI, que a la postre le habría producido a la entidad un perjuicio de 687 millones, aunque en su momento los administradores sólo habían reconocido un impacto negativo de 14 millones.

Asimismo, en las cuentas anuales correspondientes al ejercicio 2017 se recogía una pérdida de 102 millones de euros, efecto de la "toma de control sobre el banco BPI".

Los querellantes sostienen que CaixaBank concedió un préstamo de 400 millones de euros a Banco de Fomento de Angola (BFA), con objeto de que Isabel Dos Santos, hija del presidente de aquel país y que controlaba cerca del 10% de BPI, apoyara la entrada de la entidad catalana en el banco luso.

Tal como señala De la Mata en su providencia, las comparecencias "se verificarán mediante videoconferencia con órganos judiciales del lugar de domicilio o, en caso de las personas jurídicas, de su sede social".


Turno de los peritos

Tras los querellados, el juez ha emplazado a los autores de los informes periciales incorporados a la causa para que ratifiquen sus trabajos en sede judicial.

En concreto, el jueves 1 de octubre lo harán los responsables del informe de KPMG Forensic aportado por CaixaBank, en tanto que el perito de la acusación explicará el suyo justo el día después.

Normas
Entra en El País para participar