Banca

BBVA eleva su previsión de resultados, confirma que pagará dividendo en 2021 y se abre a fusiones

La entidad eleva sùs estimaciones gracias a las mejores perspectivas de México, explica su consejero delegado

BBVA eleva su previsión de resultados, confirma que pagará dividendo en 2021 y se abre a fusiones

BBVA ha elevado sus previsiones de resultados para el conjunto de 2020, gracias a la mejora en la evolución del negocio en México, según una presentación para inversores, con motivo de la participación del consejero delegado, Onur Genç, en una conferencia organizada por Bank of America (BofA).

BBVA 2,44 -2,36%

El banco que preside Carlos Torres cerró el primer semestre con unas pérdidas de 1.157 millones de euros, como consecuencia del saneamiento contable en Estados Unidos y las provisiones por la pandemia. Cuando presentó estos resultados su consejero delegado, Onur Genç, ya aseguró que las previsiones eran finalizar el ejercicio con beneficios.

A nivel grupo, los ingresos recurrentes en euros constantes crecerán en el segundo semestre con respecto al primero, gracias a la recuperación del crédito minorista y a la gestión de precios, ha explicado hoy.

Además, BBVA prevé batir sus expectativas de reducción de costes y mejora sus perspectivas del coste del riesgo, hasta situarse en un rango entre el 1,5% y el 1,6% en el acumulado del año. Esta mejora de la previsión obedece a un comportamiento más positivo de lo esperado de las moratorias de crédito en México.

El grupo prevé cerrar el ejercicio con un ratio de capital CET1 fully loaded por encima del rango objetivo (entre 225 y 275 puntos básicos sobre su requerimiento del 8,59%), gracias a la capacidad de generar capital, a algunos impactos regulatorios positivos pendientes y a las operaciones corporativas que aún no se han cerrado, como son la venta de BBVA Paraguay y la 'joint venture' con Allianz en materia de seguros no vida en España.

Además, tiene la intención de reanudar la remuneración al accionista, una vez que se elimine la recomendación existente por parte del supervisor y se disipen las incertidumbres por el Covid-19. El grupo evaluará la mejor manera de remunerar a los accionistas, incluyendo no solo dividendos, sino también una posible recompra de acciones.

BBVA ya confirmó en julio, en la presentación de resultados del semestre, que su intención era reanudar el pago de dividendos 100% en efectivo a partir de 2021, una vez que desaparezcan las incertidumbres de la pandemia y el BCE lo permitiera.

El Banco Central Europeo emitió el 27 de marzo una recomendación para que el sector no repartiera dividendos hasta octubre de este año, si bien posteriormente decidió ampliar ese plazo hasta el 1 de enero.

Banco Santander ya anunció el pasado lunes que convocará junta extraordinaria de accionistas para aprobar un dividendo de 0,10 euros por acción en efectivo, que repartirá en 2021 cuando el BCE levante el veto, y otros 0,10 euros en acciones con cargo a 2019.

En su discurso ante los inversores, Genç explica que BBVA afronta los desafíos de la coyuntura actual desde una posición de fortaleza, que se concreta en cuatro aspectos: la fortaleza y baja volatilidad del margen neto; una sólida posición de capital y la demostrada capacidad de generar capital orgánicamente; una cómoda posición de liquidez; y la digitalización como ventaja competitiva.

FUSIONES

Genç ha reconocido, en su intervención ante los analistas, que podría haber oportunidades para crecer en España mediante una operación corporativa, pero la entidad debe analizar si generan sinergias y valor para sus grupos de interés.

"Si podemos encontrar un punto favorable, haremos un trato. Si no podemos encontrarlo, estamos extremadamente cómodos donde estamos. Tenemos potencial para crecer. Esta posición no es diferente de lo que dije hace tres meses y es la misma para cada geografía", ha señalado, y ha añadido: "En España puede haber oportunidades, puede haber sinergias, tenemos que mirar la creación de valor". 

Tampoco descarta realizar una operación corporativa fuera de España.

El mercado lleva tiempo especulando sobre una fusión con Banco Sabadell, que también está estudiando varias alternativas para mejorar su rentabilidad, y entre estas se encuentra la de buscar una alianza para su fusión.

El proyecto de fusión de CaixaBank y Bankia y la presión de los supervisores empujan a la banca europea a analizar operaciones corporativas, y BBVA está en todas las quinielas.

Normas
Entra en El País para participar