Los españoles son los europeos que menos se endeudan para reformar sus viviendas

La gran mayoría de particulares se ciñe al presupuesto inicial

Reformas hogar Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Dentro de los hogares de las principales economías europeas, los españoles son los que menos se endeudan para llevar a cabo una reforma, una tendencia que además ha ido cogiendo fuerza con el paso de los años, a medida que descendía el número de propietarios que recurrían a los préstamos bancarios para iniciar las obras en sus inmuebles. En 2019, el 88% de los hogares que llevó a cabo una reforma se acogió a los ahorros para financiarla, por encima del 85% de Reino Unido y el 80% de Alemania, y muy lejos del 69% francés o el 54% italiano. Los datos se extraen del estudio Houzz y el Hogar, elaborado por la citada empresa californiana especializada en obras de interior.

Esto no significa que el 12% restante se ciña a los créditos, ya que existen fórmulas mixtas que combinan el ahorro con los préstamos, sino que la hucha es la opción mayoritaria. De hecho, la franja de propietarios que se mueve entre los 40 y los 54 años de edad, que representa casi el 60% de los particulares que renovó su vivienda en 2019, pagó la reforma con los ahorros como fuente principal en un 90% de los casos. Aun así, un 10% del total de particulares también utilizó la tarjeta de crédito para financiar parte de los proyectos, mientras que un 6% tiró de préstamo bancario.

En España, junto a las pequeñas tasas de endeudamiento, hay una tendencia creciente hacia el ajuste presupuestario, que ronda los 10.000 euros de media por reforma. De esta forma, una holgada mayoría de casi el 60% cumple a rajatabla con los números previstos antes de iniciar las obras, un porcentaje que dos años antes, en la última edición del informe, solo llegaba al 48%. De igual manera, si en 2017 eran justamente la mitad de las viviendas (50%) las que superaban el presupuesto inicial, en 2019 la cifra cae al 41%.

Dentro de este apartado, además, desciende a buen ritmo el número de particulares que se pasan en más de un 25% de los costes calculados antes del comienzo de la obra: caen del 25% al 15%. Los que se sobrepasan en menor rango (hasta un 25% del importe previsto) casi no varían, y aumentan del 25% al 26%. Los que consiguen terminar habiéndose gastado menos dinero del calculado son solo el 2%, tanto en 2017 como en 2019.

Los datos recopilados también ofrecen una radiografía del sector en función de la riqueza de los clientes. Así, mientras que el gasto medio en España se sitúa en los 10.000 euros por cada renovación o actualización, en el percentil más alto de renta el presupuesto se dispara hasta los 70.000 euros por reforma.

Todas estas cifras no recogen los efectos de la crisis sanitaria y económica del coronavirus Covid-19 en el sector, ni a nivel presupuestario ni en lo que al tipo de reformas se refiere. Lo que sí se observa es que, ya antes de la pandemia, la mayoría de los proyectos salían adelante para adaptarse a los cambios recientes en las familias o en el estilo de vida. Así, la instalación de oficinas en las viviendas, principalmente en el tramo de edad que atañe a los propietarios más jóvenes, ya cobraba fuerza antes de la generalización del trabajo a distancia.

Lo que sí adelantan desde Houzz, a través de las búsquedas de los clientes en la plataforma durante todos estos meses de encierro, es que la tendencia del teletrabajo crecerá. De hecho, “las palabras home office, despachos y oficina en casa fueron los términos que más crecieron en popularidad en la plataforma”, al aumentar su posicionamiento en el ranking de búsquedas un 73%, 35% y 60%, respectivamente, con respecto a los primeros meses de 2019.

Eficiencia y clima

Parte de los fondos europeos que reciba España (un total de 140.000 millones de euros) irán previsiblemente destinados a la rehabilitación de edificios, a fin de acelerar la transición digital y verde en el parque residencial, principalmente en el más envejecido. Según los datos de Houzz, casi el 70% de todas las reformas del pasado año se llevaron a cabo en edificios construidos antes del año 2000. La fontanería, los sistemas eléctricos, la calefacción, la domótica y el aislamiento térmico fueron, ya en 2019, las principales líneas de mejora en las obras realizadas en el país.

La mayoría de obras, en pisos

Un 63%. La mayoría de las reformas, en un 63% de los casos, se llevaron a cabo en apartamentos (un 35% en viviendas de torres altas y un 28% en otro tipo de inmuebles). El 22% se realizaron en casas unifamiliares independientes y el 15% restante, en adosados. El valor más común de los inmuebles objeto de estas obras (en un 45% de los casos) oscilaba entre los 200.000 y los 399.000 euros. Un 30%, por su parte, valía menos de 399.000 euros y el 25% restante estaba por encima de los 400.000. El 62% de los particulares tenía ingresos anuales inferiores a los 50.000 euros, y solo un 9% superaba los 100.000 euros.

Normas
Entra en El País para participar