Banco

Sabadell explora opciones antes de abordar negociaciones de fusión

En el último año ha mantenido contactos con Santander, BBVA, Bankia y CaixaBank, entre otros

Una oficina del Banco Sabadell en Madrid (España)
Una oficina del Banco Sabadell en Madrid (España)

Banco Sabadell lleva tiempo buscando un socio para su fusión, y desde que el Banco Central Europeo realizó su examen sobre la situación de cada entidad europea para afrontar la crisis del Covid, la búsqueda se ha intensificado. Aunque los contactos con varios potenciales aliados se llevan repitiendo de forma periódica. La entidad ha fichado a Goldman Sachs para analizar sus opciones de fusión, venta de activos u otras alternativas estratégicas, según adelantó ayer Bloomberg y confirmaron fuentes financieras.

BBVA, CaixaBank, Bankia, Santander y con menor intensidad Kutxabank, han sido los bancos con los que Sabadell ha tenido algún contacto en los últimos meses. Ahora estos nombres se han reducido a Santander y, sobre todo, a BBVA, la gran apuesta del mercado para llevar a cabo una fusión con la firma que preside Josep Oliu. En ambos casos han mantenido contactos exploratorios con Sabadell, y no se llegó a negociaciones, según coinciden varias fuentes, que también recuerdan, no obstante, que ahora el panorama es otro.

Estas misma fuentes también aseguran que Santander prefiere ahora jugar en la liga europea, más tras la digestión de Banco Popular, aún por finalizar, razón por la que el candidato con más posibilidades de entablar negociaciones de fusión sea la firma que preside Carlos Torres.
El BCE, como el Banco de España, recibirían el comunicado del inicio de negociaciones de Sabadell con uno de los dos grandes bancos como una muy buena noticia para el sector financiero español.

Para resolver su futuro, Sabadell ha contratado a la firma Goldman Sachs, banco de inversión que está explorando distintas opciones estratégicas para la entidad.

Según adelanta Bloomberg, las opciones con las que cuenta Sabadell en este escenario de bajos tipos de interés, y con un negocio agravado por el Covid, serían una fusión, una desinversión u otro tipo de operación estratégica.

La contratación se produce, además, en un contexto en el que el mercado descuenta un nuevo baile de fusiones en el sector bancario, después de que CaixaBank y Bankia han confirmado que están analizando una potencial operación en este sentido.

Todas las fuentes consultadas por este periódico aseguran que el futuro a corto plazo de Sabadell pasa por su fusión, y que las desinversiones ya no harían más que alargar en el tiempo la búsqueda de un socio para su integración. Aunque también señalan que la venta de algún activo antes de una fusión pondría al banco de origen catalán en una mejor situación de solvencia para abordar una operación corporativa.

Entre los principales activos que podría vender ahora estarían su ficha bancaria en México, donde opera a través de una plataforma digital, y su filial de Reino Unido, aunque ahora no es el mejor momento para llevar a cabo una operación de desinversión en una entidad financiera.

Sabadell quiere adoptar medidas para ahorrar gastos y generar sinergias de costes, además de reducir su exposición al segmento de pymes, uno de los más golpeados por la crisis del coronavirus.

El mercado lleva días apostando por la fusión de Sabadell con BBVA, desde horas después de confirmarse las negociaciones de Bankia y CaixaBank. Sus acciones subieron ayer un 2,05%, con una subida alrededor de un 20% desde el pasado 4 de septiembre, pese a que la acción del banco acumulaba una caída del 68% en Bolsa desde que comenzó el año.

Los últimos en sumarse a las especulaciones de una posible fusión de Banco Sabadell han sido los directores de Álvarez & Marsal, quienes explicaron ayer que cuando se activa el botón de salida, hay entidades que se quedan “descolgadas”, siendo la firma que preside Oliu una de ellas, por lo que lo ven “claro candidato” a continuar con el proceso de consolidación.

Banco Sabadell recortó un 72,7% su beneficio en el primer semestre de 2020, hasta 145 millones de euros, tras acumular provisiones de 1.089 millones de euros por los nuevos escenarios macroeconómicos por el Covid-19.

En la presentación de dichas cuentas a finales de julio, su consejero delegado, Jaime Guardiola, asumió con “cierta normalidad” que Sabadell estuviese en las quinielas para protagonizar una hipotética fusión, pero aseguró que el foco del banco estaba en tratar de lidiar la crisis y mejorar la rentabilidad de forma orgánica.

Lo que sí hizo Sabadell fue aprovechar la crisis del coronavirus para pegar un acelerón en su plan de cierre de oficinas para este año, sumando 90 sucursales afectadas respecto a las previstas, hasta un total de 235, una reducción que previsiblemente dará paso a una oportunidad para simplificar la estructura, migrando de forma más masiva a canales remotos y al autoservicio, avanzó entonces Guardiola.

Normas
Entra en El País para participar