Los precios de la vivienda siguen creciendo, pero al menor ritmo registrado desde 2015

La tasa de variación anual cae más de un punto y se sitúa en el 2,1% , según el INE

Un cartel de venta de pisos.
Un cartel de venta de pisos. EFE

La variación anual del Índice de Precios de Vivienda (IPV) en el segundo trimestre de 2020 disminuyó más de un punto y se situó en el 2,1%, por debajo del 3,2% del primer trimestre del año y del 5,3% del mismo periodo del ejercicio anterior. Por tipo de vivienda, la tasa de la obra nueva alcanza el 4,2%, casi dos puntos por debajo de la registrada entre enero y marzo. Por su parte, la variación anual de la segunda mano desciende casi un punto, hasta el 1,8%.

Así, todas las tasas anuales, tanto para el índice general como por tipo de vivienda, son las más bajas desde el primer trimestre de 2015, según se desprende de la serie histórica del Instituto Nacional de Estadística (INE), actualizada este martes. Con los últimos datos en la mano, el precio de la vivienda libre acumula ya 25 trimestres de crecimientos interanuales, aunque con tendencia a la moderación.

Esta leve estabilización, explican los diferentes portales inmobiliarios, no obedece a las consecuencias económicas de la crisis sanitaria del coronavirus, sino a la tendencia propia que el sector venía experimentando incluso antes del estallido de la pandemia.

Así lo creen, por ejemplo, desde Fotocasa, donde señalan que este pequeño incremento interanual va muy en línea con la tendencia a la baja de los últimos trimestres, aunque el crecimiento siga siendo positivo. Se constata, de esta forma, una “pequeña desaceleración”.

A cierre de 2019, Fotocasa ya detectó la primera caída en el precio de la vivienda de segunda mano (-1,3%) después de tres años de subidas ininterrumpidas y estas caídas interanuales “han continuado durante la primera parte de 2020”, explica su portavoz, Anaïs López, que ve “posible” que en los próximos trimestres el INE empiece a registrar las primeras caídas en los precios debido a la situación macroeconómica del país.

Algo parecido explican desde el portal Pisos, donde recuerdan que desde 2015 la evolución del precio de la vivienda, aunque siempre con un crecimiento positivo, ha sido “extremadamente heterogénea”. También recuerda que la estabilización que ahora empieza a coger fuerza ya comenzó antes de la crisis sanitaria.

Las cifras que presenta el INE también refuerzan la idea de que los mercados tradicionalmente más demandados y tensionados, que en su momento experimentaron grandes alzas en sus precios, actúan hoy como indicadores adelantados de lo que más adelante sucederá en el resto del país. Así, los precios aumentaron en tasa trimestral en 11 comunidades autónomas, disminuyeron en cinco y se mantuvieron estables en Comunidad Valenciana.

Las mayores subidas se produjeron en Castilla y León, Extremadura, Asturias, Castilla-La Mancha y Murcia, con incrementos de entre el 1,4% y el 2,3%. Por su parte, Canarias, País Vasco, Madrid, Baleares y Navarra experimentaron las alzas más bajas, incluso con crecimientos trimestrales negativos en algunas de ellas. Cataluña y Andalucía, grandes regiones con mercados concretos muy tensionados, crecieron menos de un 0,5% en tasa trimestral.

Normas
Entra en El País para participar