Un programa económico serio y capaz de generar unidad política

El Gobierno tiene la oportunidad y el deber de empezar a trabajar sobre medidas eficaces y concretas como las aportadas por el grupo de trabajo del Covid-19

El informe final del Grupo de Trabajo Mixto Covid-19 (GTMC), un equipo de 130 expertos que en los últimos meses han reflexionado sobre el mejor modo de responder a la crisis sanitaria y económica que vive España, constituye en sí mismo un programa de política económica serio, coherente y pragmático diseñado con el fin de sacar a España de la recesión, incentivar la vuelta a la actividad y sentar las bases de un nuevo modelo de crecimiento a medio y largo plazo. Como premisa para esa hoja de ruta, el informe reclama un pacto social y político lo suficientemente fuerte como para respaldar las cuentas públicas de varios ejercicios, mediante un reparto de gastos racional, sostenible y socialmente equitativo que impulse la recuperación y evite una ola de contestación social que pueda desestabilizar el país.

Las medidas que propone el GTMC, publicadas ayer por Fedea, se articulan en dos grupos: por un lado, tareas urgentes, y por otro, reformas estructurales imprescindibles para el futuro. Entre las primeras, además del control de los rebrotes epidémicos, destacan la optimización y racionalización de las ayudas a empresas y a trabajadores, lo que incluye una retirada gradual y diferenciada por sectores de los ERTE con el fin de concentrarlos en empresas y negocios viables, la revisión de la regulación de los préstamos con garantía pública y de los procesos de reestructuración y liquidación y la racionalización de las ayudas sociales puestas en marcha en la primera etapa de la pandemia. A ello hay que unir ayudas específicas para sectores fundamentales, como el turismo, la automoción o la construcción, y una estrategia clara que permita administrar con eficacia las ayudas aportadas por Europa. En el capítulo de las reformas estructurales, se aborda una reforma fiscal –aunque no antes de 2022– que ayude a España a recuperar progresivamente el equilibrio en las cuentas públicas, así como del mercado laboral y del sistema de pensiones, entre otras medidas.

El carácter global, exhaustivo y realista del informe del GTMC supone una valiosa aportación a la difícil coyuntura que vive la economía española y contrasta vivamente con la ineficacia del Gobierno en este ámbito, que ha sido incapaz hasta el momento de aprobar un plan integral de medidas de corto, medio y largo alcance para activar la recuperación económica, alimentar la confianza y ofrecer ante Europa la imagen de un país serio, jurídicamente estable y preparado para pilotar su futuro. El Gobierno tiene la oportunidad y el deber de empezar a trabajar sobre estas y otras medidas económicas concretas para poder recabar una unidad política que se negocia con propuestas y no con discursos, palabras y consignas.