Riesgo de crédito

DBRS mantiene el rating y prevé que el Tesoro siga rebajando el coste de financiación

Afirma que el turismo tardará años en recuperar si nivel previo a la pandemia

Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro
Carlos San Basilio, secretario general del Tesoro

La agencia de rating DBRS ha mantenido hoy la calificación financiera de la deuda soberana española en A, con una perspectiva estable. Ya firma ya rebajó el pasado mayo la perspectiva del riesgo crediticio español desde positiva a estable, a causa del fuerte impacto económico del coronavirus, ya advierte ahora del riesgo que supone el incremento de los contagios registrado en las últimas semanas.

Este renovado avance de la pandemia es una amenaza para la recuperación económica y da al traste con las expectativas de un fuerte rebote del turismo extranjero en la parte final del verano, que ha sido compensado solo en parte por el turismo doméstico. “El sector turístico podría tardar años en recuperar los niveles previos a la pandemia y requiere una reestructuración en respuesta a una menor demanda”, advierte DBRS, en relación a un sector que representa alrededor del 13% del PIB español.

La agencia añade que existe una “incertidumbre significativa alrededor de las perspectivas económicas para el corto plazo”, ligada a la evolución de la pandemia. En todo caso, el rating de España se ve respaldado por “una economía diversificada, un sector exterior competitivo y por la pertenencia a la zona euro”. De hecho, DBRS destaca el apoyo que supone la actuación del BCE y el lanzamiento del fondo europeo de reconstrucción y no ve apuros de financiación para el Tesoro español. Prevé que siga abaratando el coste medio de la deuda en los dos próximos años. Así, el coste medio de emisión en 2020 ronda el 0,25%, según explica la agencia, con un coste medio para la deuda viva del 1,94%, lejos del 4,53% del récord de 2007. Y prevé que la carga de intereses se mantenga contenida en el entorno del 2,3% del PIB, frente al 3,5% de 2013.

DBRS insiste en todo caso en la importancia de implementar un plan a medio plazo creíble con el que reducir el nivel de endeudamiento, que se hará más acuciante a medida que la pandemia vaya remitiendo. Y advierte de que la polarización y fragmentación políticas son un obstáculo para la estabilidad económica y para hacer frente a los desafíos de la actual crisis. Además, el independentismo catalán continúa siendo un factor de riesgo político, según apunta DBRS.

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar