Noticia patrocinada

Sostenibilidad medioambiental y social, clave competitiva para Ence

La compañía europea líder en producción de celulosa de eucalipto pone este valor en el centro de su actividad y aboga por un desarrollo de la sociedad en armonía con el planeta

Invernadero Ence
Invernadero de eucaliptos de Ence.

La sostenibilidad es un modelo de creación de valor que se basa en el uso responsable de los recursos y en las relaciones de confianza a largo plazo con los grupos de interés. Es un nuevo paradigma que sustituye la filosofía del usar y tirar, el modelo lineal de producción que ha imperado en las últimas décadas, por un modelo circular.

La sostenibilidad no solo garantiza la supervivencia del espacio en el que se aplica o de la entidad que la implementa, sino también, en una perspectiva más amplia, el desarrollo de la sociedad a largo plazo en equilibrio con el planeta.

Al poner en práctica estos principios, Ence, compañía europea líder en producción de celulosa de eucalipto, desarrolla su actividad mediante unos elevados estándares de compromiso medioambiental y se posiciona como la primera empresa española en generación de energía renovable con biomasa agrícola y forestal, y se pone a la cabeza en la gestión integral y responsable de superficies y cultivos forestales en España.

El modelo de negocio de la firma, basado en la utilización de materias primas de origen biológico, renovable y de proximidad para producir celulosa, así como en el aprovechamiento de los subproductos agrícolas y forestales para generar energía renovable, hace de la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente dos factores diferenciadores en la búsqueda de sus ambiciosos objetivos.

Ence
Las biofábricas de Ence cuentan con diversas certificaciones en materia de medioambiente, calidad y prevención de riesgos laborales.

Al vertebrar toda la organización y su desempeño de manera transversal en la compañía, la sostenibilidad se ha convertido en uno de sus principales ejes estratégicos. En sus actividades forestales, productivas y de generación de energía con biomasa agroforestal, así como en su modelo de gestión, están fuertemente integrados los criterios de sostenibilidad económica, social y ambiental.

De esta forma se garantiza el respeto por el medioambiente, el beneficio mutuo en las relaciones con proveedores, propietarios forestales, agricultores, clientes y demás grupos de interés, y la generación de valor en el entorno de las biofábricas y plantas de energía.

Este modelo, alineado con los criterios de compromiso empresarial más exigentes, comienza con el desarrollo de una gestión forestal transparente y responsable. En este sentido, Ence ha sido pionera en España en acometer proyectos de certificación no solo de sus propias masas forestales, sino también de las superficies de sus socios y colaboradores.

El sistema de aprovechamiento de los recursos de Ence ha obtenido el certificado Residuo Cero de Aenor

Otra de sus líneas de negocio, la de producción de celulosa, se desarrolla en las biofábricas que la compañía mantiene en Pontevedra y Navia (Asturias), siguiendo un proceso altamente respetuoso con el entorno natural y que mejora ampliamente la normativa ambiental más exigente. En este sistema de aprovechamiento de los recursos, ejemplo de economía circular, priman las máximas de reducción y reutilización de los residuos, lo que le ha merecido la concesión del certificado Residuo Cero por parte de Aenor.

La contribución de la compañía a la economía circular se encuentra también en su negocio de energía renovable a partir de biomasa agroforestal. Mediante sus plantas de generación, que se alimentan exclusivamente de excedentes agrícolas y forestales de los entornos cercanos, Ence contribuye a la disminución de las quemas de estos subproductos sobrantes en el campo y el monte.

De esta forma, la compañía movilizó en 2019 más de 1,42 millones de toneladas de biomasa para sus plantas, por un importe de más de 48,5 millones de euros, compartiendo su estrategia de sostenibilidad con los propietarios de fincas agrícolas y difundiendo en el medio rural las buenas prácticas.

Desarrollo rural

La conservación de la actividad forestal existente en esas áreas rurales y su fomento en el marco de la bioeconomía generan, además, empleo estable en un entorno afectado, en las últimas décadas, por una constante despoblación. Por ello, la economía relacionada con el sector forestal resulta fundamental para el desarrollo rural en muchos territorios que cuentan con escasas oportunidades, así como su industria de transformación.

De hecho, su volumen de facturación final puede estimarse en unos 20.000 millones de euros, lo que supone en torno a 130.000 empleos en la industria de primera y segunda transformación, y más de 80.000 puestos de trabajo en actividades en el monte. Todo ello repercute en la economía de cientos de miles de propietarios que reciben rentas del aprovechamiento de las masas forestales y, de manera directa, en todo el territorio.

La actividad de Ence crea 130.000 empleos en la industria de transformación y más de 80.000 en el monte

Desde Ence están convencidos de que sostenibilidad y competitividad van de la mano. Una firma sostenible en todas sus facetas será también competitiva en un mercado cada vez más centrado en valores ambientales y sociales, como el cuidado de las personas basado en la igualdad y la seguridad.

Compromiso con el entorno

Asimismo, la gestión sostenible de los recursos, que se basa en operaciones más eficientes y que utilizan la cantidad justa de energía y agua, es un valor central de la compañía. El compromiso con el entorno y la buena relación con las comunidades vecinas garantizan la sostenibilidad en el tiempo de los diferentes centros de producción.

Para definir las prioridades de actuación en sostenibilidad, en línea con el Plan Estratégico 2019-2023 y el modelo de negocio y estructura de la cadena de valor de Ence, la firma aprobó el pasado octubre seis ejes que integran su Plan Director de Sostenibilidad: personas y valores Ence, operaciones seguras y ecoeficientes, desarrollo rural y agroforestal, productos sostenibles, Ence con las comunidades, buen gobierno y posicionamiento ASG (criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo). Al trabajar en ellos, la compañía avanza en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible establecidos por la ONU.

Celulosa Ence
Secado y empaquetado de celulosa.

Más alla del ya citado certificado de Aenor, el buen hacer de Ence ha obtenido diversos reconocimientos que avalan su excelencia medioambiental. Tanto la biofábrica en Navia como la de Pontevedra cuentan con diversas certificaciones en materia de medioambiente, calidad y prevención de riesgos laborales.

Del mismo modo, ambas plantas están adheridas de forma voluntaria al Sistema Europeo de Ecogestión y Ecoauditoría y ostentan la etiqueta ecológica Nordic Swan, el sello ecológico oficial otorgado por los gobiernos escandinavos. La biofábrica de Pontevedra, además, ha sido reconocida por su desempeño medioambiental con la Distinción Oro de la Comisión Europea.

Normas
Entra en El País para participar