Casado no ve margen para apoyar los Presupuestos tras reunirse con Sánchez

Propone crear una agencia independiente que gestione las ayudas europeas por el Covid-19 desligándolas de los Presupuestos Generales del Estado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (derecha), reunido hoy en La Moncloa con el líder del PP, Pablo Casado.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (derecha), reunido hoy en La Moncloa con el líder del PP, Pablo Casado.

El presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, ha puesto en marcha este miércoles el inicio del “curso” político convocando a La Moncloa al líder del PP, Pablo Casado, y a la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, como primer paso dentro de la ronda de contactos que ha abierto con todos los partidos para abordar la negociación de los Presupuestos Generales de 2021, así como la renovación pendiente de instituciones como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El objetivo, avanzó Sánchez la pasada semana, es "desterrar la lucha partidista" de la respuesta contra el coronavirus y articular unas cuentas públicas con las que hacer frente a la pandemia.

El primero en reunirse con el presidente del Gobierno ha sido Casado, que ha acudido a las 10 de la mañana y ha pasado cerca de dos horas con Sánchez. Ambos no se reunían presencialmente desde el pasado 18 de febrero y no tienen comunicación desde el pasado 4 de mayo, hace ya más de tres meses, según recalcan en Génova.

Concluida la cita, Casado ha ofrecido una rueda de prensa en la que ha avanzado que no ve opciones de acuerdo respecto a los Presupuestos de 2021, si bien abre la puerta a algunos pactos puntuales en otros campos.

En el terreno de los posibles acuerdos, Casado ha mencionado el campo legislativo desde el que se aborda la pandemia del Covid-19. En este terreno, el líder del PP aboga por un marco a la alemana en el que se aproveche la legislación vigente, en coordinación con las autonomías, para tomar medidas de excepción, en lugar de recurrir al estado de alarma por decreto, como hacen también Francia e Italia.

Casado confía en que puedan alcanzarse consensos en este campo y que las decisiones autonómicas puedan ser luego revalidadas por los tribunales superiores de cada región, en lugar de por los juzgados de primera instancia. También ve factible un Pacto de Estado por la Sanidad.

El mayor punto de consenso que ha asegurado haber encontrado Casado es el de la creación de una Agencia nacional para la recuperación económica de España, que sea la que gestione las cuantiosas ayudas europeas contra la pandemia.

Para “evitar el clientelismo” y sacar estos fondos del debate político, el líder del PP pide que el organismo sea plenamente independiente, se desligue de los Presupuestos Generales del Estado para garantizar una estrategia plurianual y sea presidido por una personalidad “sin afiliación política”, lo que puede pasar por elegir a un exgobernador del Banco de España o un excomisario, ha ilustrado.

De otro lado, Casado ha asegurado que está dispuesto a aceptar pretensiones del Gobierno como avances en cohesión social, para lo que insta a modular la renta mínima vital, remodelar las pensiones, y digitalizar la economía.

El líder de la oposición no ve opción de pacto en los Presupuestos porque “no se han hecho los deberes” aprobando techo de gasto, preparando el diseño de las cuentas llamadas a sustituir las diversas prórrogas de las diseñadas por el PP para 2018 o estableciendo las prioridades de inversión y el plan de uso de los fondos comunitarios que deben revisar los socios europeos.

Las cuentas “no puede ser un trágala. A las negociaciones se vienen con papeles. Se dice qué llevan los Presupuestos y con quién” se han diseñado, ha manifestado el líder del PP, que ha criticado el hecho de que el PSOE priorice el apoyo de su socio de Gobierno, Podemos, o los nacionalistas catalanes. Casado ha incidido en la necesidad de desligar los Presupuestos de las ayudas europeas.

“No conocemos nada de los Presupuestos, no tenemos ni idea de qué van a hacer con las ayudas europeas”, ha remarcado el líder popular, criticando que Sánchez haga llamamientos a la unidad sin tender realmente la mano a una negociación abierta con la oposición.

Ante la dificultad de acordar unos Presupuestos, Casado urge a impulsar el plan nacional de reformas que a partir del 15 de octubre debe presentar España para recibir los 140.000 millones de euros que le corresponderán del nuevo fondo europeo, la mitad de los cuáles serán transferencias directas y el resto créditos.

Además, en el plano económico, Casado ha apoyado la idea de la CEOE de alargar los ERTE ligados al Covid hasta el próximo verano, defiende la necesidad de rebajar impuestos para evitar que las empresas cierren o despidan, reforzar la liquidez o extender la tarifa plana de autónomos.

La rebaja del gasto público es otra de las prioridades de Casado, que a admitido que no ve opciones de acuerdo, salvo en alguna cosa, con el Gobierno de PSOE y Podemos. En este campo ha instado a reducir el tamaño del Ejecutivo de coalición pasando de 23 a 14 ministros.

En cuento a su negativa a ir más en los pactos, pese al llamamiento a la unidad política hecho por algunos empresarios tras el encuentro con ellos que mantuvo Sánchez el lunes, Casado ha expuesto que el Ibex no debió quedar muy convencido del mensaje del presidente si cedió un 2% en esa sesión y ha recordado que echó en falta la presencia de pymes y autónomos en el encuentro, quienes generan ocho de cada 10 empleos.

En cuanto a la renovación de los órganos institucionales, Casado ha mostrado su negativa a negociarla con Podemos, y ha recordado que si el PSOE rompe con la formación morada, el PP “no entrará en el Gobierno de Sánchez” pero sí está dispuesto a apoyar algunas de sus iniciativas para darle la estabilidad parlamentaria de la que carece. Los populares consideran que “la negociación del andamiaje institucional” no puede pactarse con Podemos mientras está investigado por financiación irregular o reclama acabar con la Monarquía en plena pandemia.

La valoración del Gobierno

“Lamentablemente el presidente del PP ha dicho ‘no’ a la despolitización de la pandemia. Creemos que seguirá usándola electoralmente”, ha criticado la portavoz del Gobierno, y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

“Casado ha dado la espalda al diálogo”, ha incidido Montero, afeándole que no apoye unas cuentas para 2021 que permitan dar una repuesta específica a la pandemia apostando por “el frentismo” cuando considera que todos los partidos deben “arrimar el hombro”.

Montero ha defendido que aprobar unas nuevas cuentas públicas para 2021 es fundamental para afrontar la pandemia, aprovechar los fondos europeos, abordar reformas económicas pendientes y crear empleo.

Montero ha considerado "anecdótico" el posible acuerdo en torno a la creación de una agencia independiente que gestione los nuevos fondos euroepos pues considera que es un tema "accesorio" sobre la metodología "instrumental" de manejo de los recursos cuando lo que primaría es acordar "hacia dónde dirigir esos fondos". En todo caso, la ministra de Hacienda se ha mostrado confiada en lograr los apoyos parlamentarios necesarios para sacar adelante las nuevas cuentas pese a la falta de apoyo del PP.

En cuanto a la posibilidad de extender los ERTES ligados al Covid hasta el próximo verano, como pide la CEOE y ha respaldado Casado, Montero ve una incoherencia en que el líder del PP defienda recortes del gasto y a la vez ampliar este programa y apuesta por aprobar lo que se acuerde en el seno del diálogo social.

En cuanto a las bajas para padres cuyos hijos tengan que permanecer en casa por cuarentenca del Covid-19, anunciada inicialmente para niños infectados pero que el vicepresidente Pablo Iglesias ha sugerido hoy que cubriría también a quien deba permanecer en casa por precaupción, Montero ha señalado que será el médico quien decida en cada caso y que una alternativa a la baja son los programas aprobados para facilitar su permanencia en el hogar, como es "Me cuida".

La reunión con Cs

La segunda fuerza en ser citada a la Moncloa ha sido Ciudadanos, pese a que sólo tiene 10 escaños. Y es que este partido sí ha anunciado su disposición a empezar a hablar de los Presupuestos, que considera urgentes, para tratar de acordar un proyecto 'centrado' que deja de lado medidas 'populistas'. Su presidenta, Inés Arrimadas, ha sido citada este miércoles por la tarde.

Ese gesto de primar al partido naranja fue cuestionado por ERC y por Bildu, que instan a Sánchez a elegir entre Ciudadanos o las fuerzas que permitieron su investidura, e incluso levantó los recelos de Unidas Podemos, el socio de Gobierno del PSOE, que amagó con no apoyar unas cuentas pactadas con Ciudadano.

Al final, el presidente Pedro Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, se reunieron este lunes para encauzar las diferencias y acordaron que los dos partidos del Gobierno pactaron los ejes de los Presupuestos antes de empezar a negociar con las demás formaciones.

Las reuniones de Sánchez continuarán el jueves, día 3, con sendas reuniones presenciales con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, y con el del PNV, Aitor Esteban, así como con encuentros telemáticos con el Grupo Plural que comparten Junts, Más País-Equo, Compromís y el BNG.

Normas
Entra en El País para participar