El volumen negociado en la Bolsa hunde a su mínimo en 21 años

El ansia por ganar dinero de los pequeños inversores dispara el número de operaciones un 47,9%

Vista del indicador del Ibex 35 en la Bolsa española en Madrid.
Vista del indicador del Ibex 35 en la Bolsa española en Madrid. EFE

El mercado de renta variable gestionado por BME, el regulado, negoció el mes pasado 19.906 millones de euro, un 29% menos que el mismo mes del año anterior y un 37,3% menos que en julio, según comunicó ayer a la CNMV la empresa que pilota como consejero delegado Javier Hernani. La cifra es la más baja desde octubre de 1999.

El efectivo acumulado hasta el mes pasado sumó 291.022 millones de euros, un 5,7% menos que el año anterior. Agosto suele ser un mes nefasto para la negociación, pero el de este ejercicio ha sido especialmente negativo. Las cifras que ofrece BME no incluyen las de plataformas alternativas, en las que también se negocian compañías españolas. El gestor de la Bolsa española, propiedad de Six desde el pasado junio, defiende que su cuota de mercado es muy elevada en las cotizadas españolas, del 68,91%.

Con todo, el volumen por los suelos pone en entredicho la capacidad recaudatoria del impuesto sobre transacciones financieras (conocida como tasa Tobin) que está en proceso de tramitación. El poder de elevar los ingresos del Estado de este tributo, que supondría gravar con el 0,2% las compras de valores españoles de más de 1.000 millones de capitalización, está estimada en 850 millones de euros por el Gobierno, aunque los expertos consultados rebajan esta cuantía hasta situarla claramente por debajo de los 600 millones.

La propia Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), dirigida por el actual ministro de Seguridad Social e Inclusión, José Luis Escrivá, ya determinó en 2018, cuando se planteó el tributo, que ese umbral es el máximo y que es realista calcular que su poder de recaudación partirá de 420 millones.

Mientras el importe negociado cae, el número de operaciones siguió subiendo el mes pasado. En agosto fueron 3,3 millones, un 7,5% más que en el mismo mes de 2019, y la cifra acumulada desde enero asciende a 36,7 millones, un 47,9% más que el año anterior. Esto responde, esencialmente, al ansia de los pequeños inversores, que se han lanzado al mercado de renta variable al calor de la fuerte volatilidad y de la supuesta capacidad de obtener un dinero fácil, como publicó CincoDías el pasado 5 de agosto. Los valores con un precio inferior a un euro por acción, como Banco Sabadell, son un imán para los especuladores.

Normas
Entra en El País para participar