La banca arruina el final de mes, el Ibex cae un 2,29% y pierde los 7.000

El selectivo es arrastrado por las caídas de BBVA y Santander, con Wall Street sumidos en las dudas

Ibex pulsa en la foto

No pudo ser. La situación arrancó medio bien. Pero el peso de la banca, que sufrió fuertes caídas, en el Ibex y las dudas de Wall Street para continuar marcando récords pasaron factura a la Bolsa española. El selectivo español cayó este lunes un 2,29%, hasta los 6.969,5 puntos, de manera que esquilmó las ganancias de agosto hasta dejarlas en un escueto 1,34% e impidió que firmara su mejor mes desde septiembre del año pasado, cuando sumó un 4,9%.

La última sesión del mes es proclive a maquillajes de última hora. Los gestores lo hicieron ayer para sacar dinero de valores que habían rebotado con fuerza. Es decir, de los bancos. Esto provocó que, una vez más, el índice español fuera el peor del Viejo Continente. El Dax cayó un 0,67%; el Cac francés, un 1,11%; el Mib italiano, un 1,04%, y el Euro Stoxx 50, un 1,3%.

La situación se agravó por el extremadamente bajo volumen que se movió en la Bolsa española, debido a la festividad de Reino Unido por el Bank Holiday, día que conmemora la festividad de los empleados de banca. La Bolsa británica permaneció cerrada y se negociaron solo 1.085 millones de euros en BME.

Los operadores, ante las dudas con las que arrancó Wall Street y que persistían al cierre europeo, decidieron guardar la ropa. En el Ibex, los mejores valores de agosto fueron los que más sufrieron el lunes. IAG cayó un 6,38%; BBVA, un 5,65%; Santander, un 5,06%, y Repsol un 4,06%. Estas cuatro firmas restaron más de 70 puntos al Ibex. También mostraron gran debilidad el resto de los bancos. CaixaBank se dejó un 3,03%; Bankia, un 3,12%; Sabadell, un 1,51%, y Bankinter, un 3,28%.

La caída del Ibex en los últimos 12 meses supera el 20%. Pese al rebote desde los mínimos de 6.107,2 puntos a los que cerró en marzo, el balance es desalentador. Los avances contra el virus, con una suerte de avalanchas de vacunas milagro, sí habían convencido a Wall Street, donde el Nasdaq batió sus reiteradas plusmarcas, dopado por el efecto de las tecnológicas. Apple, ya consolidado por encima del umbral de valoración de los dos billones de dólares, celebró el desdoblamiento (split) de sus acciones.

El S&P, en el que el peso del fabricante del iPhone, el de Alphabet (matriz de Google), Facebook, Amazon y Microsoft supone un tercio de su capitalización, también está en entorno de máximos históricos, aunque ayer al cierre de los mercados europeos flaqueaba. Los expertos lanzan un aviso a navegantes ante la anómala situación de los mercados, reiterando lo que ya expusieron las actas del BCE de su reunión de julio, publicadas la semana pasada, en las que alertaba de un excesivo optimismo del mercado.

“Ahora entendemos que las subidas no están justificadas por la evolución de la pandemia y de la situación macroeconómica”, señalan desde Unicorp Patrimonio, el bróker de Unicaja.

El mensaje de la Fed, que dejará que la inflación se sitúe por encima del 2%, comienza unos días después a hacer saltar las alarmas. La rentabilidad a largo plazo de los bonos a largo plazo se ha disparado, también en Europa, pero las dudas se abren paso. Subirán los precios o habrá estanflación (decrecimiento con inflación). El bono español a 10 años ha pasado en un mes de ofrecer el 0,34% al 0,41%. El alemán a 30 años se ha disparado del -0,1% al 0,62%.

En el mercado de divisas, la debilidad del dólar sigue patente. El euro se revaloriza un 0,44% frente al billete verde, hasta los 1,1955, y ronda máximos desde mayo de 2018. Las palabras de Jerome Powell, que anticipó unas tasas de interés a corto plazo por los suelos (se espera que se mantengan en el intervalo actual del 0% al 0,25% al menos cinco años), siguen dando alas a la moneda única.

Lo que ocurre con el petróleo, el oro y el dólar

La debilidad del dólar sigue patente. El euro se revaloriza un 0,44% frente al billete verde, hasta los 1,1955 dólares, y ronda máximos desde mayo de 2018. Las palabras de Jerome Powell, que anticipó unas tasas de interés a corto plazo por los suelos (se espera que se mantengan en el intervalo actual

El petróleo Brent, el que más se tiene en cuenta en el Viejo Continente, cerró agosto en el entorno de los 46 dólares por barril, niveles pre-pandemia. El optimismo de determinados datos macro, y las ansias de una vacuna han impulsado la cotización del oro negro. En abril, el West Texas, de referencia en Estados Unidos, cotizó en negativo por primera vez en la historia. El Brent tocó un mínimo en 19 dólares.

El oro, el activo refugio por excelencia, sigue en entorno de máximos de todos los tiempos. Ayer se mantuvo por debajo de los 2.000 dólares por onza, pero el 6 de agosto alcanzó un récord en los 2.063.

Principales cotizaciones

IBEX 35 6.713,60 -1,15%
EUROSTOXX 50 3.214,30 -0,28%
DOW JONES 27.452,66 -0,48%
USD x EUR 0,8517 0,035%
Petroleo Brent 40,840 -3,747%
Normas
Entra en El País para participar