Restricciones

Alemania endurece los requisitos para viajar a zonas de riesgo, como España, con una cuarentena obligatoria

Hasta ahora era suficiente con realizarse una PCR al regreso pero considera que a partir de este momento hay que reservarlas a personas con síntomas o que hayan estado en contacto con pacientes contagiados

El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn.
El ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn.

El titular de Sanidad alemán, Jens Spahn, anunció hoy que después del verano, las personas que ingresen a Alemania procedente de zonas de riesgo ya no deberán someterse a test obligatorios, pero deberán guardar cuarentena para evitar posibles contagios si estuvieran infectados con el coronavirus.

En declaraciones a la prensa, Spahn señaló que con una tasa de infección baja en Alemania, fue correcto introducir en el periodo estival el test obligatorio -que se realiza de forma gratuita en aeropuertos, estaciones de ferrocarril, autopistas y centros sanitarios- para los viajeros que regresan de zonas consideradas de alto riesgo con el fin de evitar un posible aumento de contagios.

Desde el 8 de agosto era obligatorio hacerse un test -o presentar uno negativo realizado en las últimas 48 horas- tras ingresar en Alemania procedente de las denominadas zonas de riesgo -unas 130 en todo el mundo-. Hasta tener los resultados, el viajero queda en cuarentena domiciliaria. De ser negativo se aconsejaba, además, hacerse una segunda prueba en los cuatro o cinco días siguientes para confirmar el primer resultado.

Tras el esfuerzo realizado en el periodo vacacional para ofrecer test adicionales, llegará el momento de regresar al régimen anterior y reservar las pruebas a personas con síntomas o que hayan estado en contacto con pacientes contagiados, así como al personal médico, cuidadores y personas dependientes, dijo.

El ministro consideró "asumible" para todos aquellos que viajen a zonas de riesgo después de la temporada de vacaciones la reintroducción del régimen de cuarentena. La persona que viaja "de manera consciente" a una zona de riesgo sabe "bajo qué circunstancias" y con qué consecuencias lo hace, indicó.

En ese sentido, la situación después del verano es diferente a la de la época estival, señaló, y puso como ejemplo el caso de España, donde la recomendación de no viajar a ese país sorprendió a los turistas cuando ya se encontraban en ese país.

A mediados de mes, las autoridades alemanas incluyeron a toda España, salvo las islas Canarias, en la clasificación de región de riesgo a las que se desaconseja los viajes no esenciales debido al incremento de casos de Covid-19. Hasta entonces estaban dentro de esta clasificación cinco comunidades autónomas españolas -Cataluña, Aragón y Navarra, que fueron incluidas a finales de julio, y Madrid y País Vasco desde el pasado día 10.

La situación se puede ir rápidamente de las manos

Es significativo que el número de contagios haya vuelvo a aumentar con fuerza en unas pocas semanas en países que habían realizado un gran esfuerzo "con medidas incluso aún más duras" que en Alemania, donde el parón de la vida pública fue parcial, dijo Spahn.

Precisamente lo ocurrido en España y en otros países, entre ellos destinos habituales para el turismo alemán, muestra "lo rápido" que la situación se puede "ir de las manos" aunque el virus estuviera bajo control, agregó.

Por eso, fue correcto realizar test adicionales para los viajeros, dijo el ministro, lo que permitió observar además que la media de edad de los contagios siguió descendiendo y se sitúa actualmente en los 32. Así, prácticamente se duplicó el número de pruebas realizadas, de entre 400.000 y 500.000 a más de 900.000 la semana pasada. El responsable de Sanidad alemán advirtió, no obstante, que los recursos de los laboratorios, que pueden realizar una media de 1,2 millones de test a la semana, son "finitos".

Con el fin de las vacaciones en los estados federados de Baden-Württenberg y Baviera a mediados de septiembre, de acuerdo con el calendario escolar escalonado, se reduce el riesgo que representan los viajeros, porque cambia también la movilidad, indicó. Por otra parte, aumenta el riesgo dentro de Alemania con el reinicio del curso escolar y el retorno normalizado a los centros educativos, añadió.

Prolonga por dos semanas la advertencia de no viajar a terceros países

El Gobierno alemán prolongó hoy hasta el próximo 14 de septiembre la recomendación en contra de los viajes no esenciales a terceros países en relación con la pandemia del coronavirus.

La situación "no se relajará lo suficiente al menos hasta mediados de septiembre como para poder levantar ya antes la recomendación global de no viajar", declaró en una rueda de prensa ordinaria la portavoz adjunta de Exteriores, Andrea Sasse. Al mismo tiempo, subrayó la dificultad de hacer previsiones a largo plazo sobre la evolución de la pandemia, tendiendo en cuenta su dinamismo.

La recomendación de no viajar a más de 160 países de fuera de la Unión Europea (UE), estados asociados de Schengen y Reino Unido se había emitido hasta el 31 de este mes.

Normas
Entra en El País para participar