Riesgo de crédito

Scope rebaja la perspectiva del rating español a negativa

Es el primer toque de atención de una agencia de calificación, motivado por el deterioro de las finanzas públicas

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño
La vicepresidenta económica, Nadia Calviño EFE

El perfil de riesgo soberano de España ha sufrido su primer toque de atención desde el inicio de la presente crisis. Las grandes agencias de rating mantuvieron sin cambios la calificación financiera y perspectiva de España en los primeros meses pero hoy es la agencia alemana Scope la que hace una rebaja a negativa desde estable de la perspectiva del rating español.

El principal argumento para su decisión es “el deterioro de las finanzas públicas y la disminución del potencial de crecimiento”, si bien el rating a largo plazo se mantiene en A-, puesto que “las enérgicas enérgicas políticas monetarias y fiscales europeas y el perfil resiliente de la deuda apoyan la sostenibilidad de la deuda a corto plazo y la calificación”, explica la agencia, en referencia  al apoyo del BCE y del fondo europeo de reconstrucción.

Scope apunta al empeoramiento de las perspectivas económicas, después de un derrumbe histórico de la economía española en el segundo trimestre del año, del 18,5%. Se trata de la recesión más profunda de la zona euro, más grave que la que registran Italia o Portugal. Así, para el conjunto de 2020, Scope prevé una contracción del PIB español del 12,5%, frente al 9% de la zona euro y el 10% de Italia y Portugal. "Incluso con una trayectoria económica y fiscal relativamente favorable a partir de 2021, es probable que la economía española tarde muchos años en revertir el deterioro fiscal del Covid-19", explica la agencia.

Para 2021 prevé una recuperación del PIB del 7% y un déficit público en ese año que se habrá reducido al 8%, después de dispararse al 13,5% este año, si bien permanecerá en niveles de alrededor del 5% aún en 2024. Sobre esta base, Scope prevé que la tasa de deuda pública de España se dispare hasta alrededor del 123% del PIB a finales de este año, y luego ceda un poco en 2021 hasta alrededor del 121% del PIB. Aun así, incluso en esta hipótesis de referencia, que está sujeta a riesgos a la baja, Scope prevé que la relación entre la deuda y el PIB se estabilice en torno al 125% del PIB para 2024, es decir, unos 30 puntos porcentuales por encima del nivel anterior a la crisis de Covid-19.

De hecho, en su confirmación del rating de A- menciona la sostenibilidad de la deuda en el corto plazo pero reclama "un plan de consolidación fiscal creíble a medio plazo" y hace importantes advertencias para el futuro, con especial mención al desempleo y a la situación política. La agencia cree que existe el riesgo de que el Covid-19 haya reducido permanentemente la producción potencial de España y prevé que la tasa de paro vuelva a elevarse hasta alrededor del 20%, “dado que los sectores más afectados por esta crisis también se encuentran entre los más intensivos en empleo”. Así, el gran riesgo es que los trabajadores ahora en ERTE puedan quedar desempleados de forma permanente.

Scope alude también a la inestabilidad política del país, pese a que en su escenario base contemple la aprobación de los presupuestos para 2021. Pero advierte de que “la persistente fragmentación política podría obstaculizar la capacidad del gobierno para maximizar el uso de las subvenciones europeas para facilitar una recuperación económica más rápida, formular un plan de consolidación fiscal creíble a medio plazo una vez que la recuperación se afiance, e introducir reformas políticamente costosas para aumentar el potencial de crecimiento de España”.

En este sentido, la agencia añade que las calificaciones podrían bajar de categoría en los próximos 12 a 18 meses si la recuperación económica es más débil de lo previsto, las finanzas públicas no se sitúan en una firme trayectoria de mejora una vez que la recuperación se afianza y no se introducen además reformas "para hacer frente a los desafíos del mercado laboral y la productividad, aumentando el potencial de crecimiento del país".

Las nuevas revisiones de Moody’s y S&P del rating soberano español no llegarán hasta el 18 de septiembre, ambas el mismo día.

 

 

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar