Macroeconomía

El crecimiento económico en la eurozona pierde fuerza en agosto por los rebrotes, según los PMI

La actividad se contrae en Francia y Alemania en agosto

El crecimiento económico en la eurozona pierde fuerza en agosto por los rebrotes, según los PMI Pulsar sobre el gráfico para ampliar

En agosto se ha observado una pérdida de ímpetu en el crecimiento económico del sector privado la zona euro en su conjunto, tras un repunte frente a la desaceleración relacionada con el Covid-19, según recoge los datos preliminares de la consultora Markit. Tanto la actividad total como los nuevos pedidos aumentaron modestamente, y a un ritmo más lento que en julio.

La atenuación en general de la expansión se debió exclusivamente a la debilidad en el sector servicios, puesto que el crecimiento de la producción del sector manufacturero se aceleró. Entre tanto, las empresas de la zona euro continuaron reduciendo sus plantillas.

El Índice PMI Compuesto de la Actividad Total de la Zona Euro de IHS Markit registró 51,6 en agosto, en descenso frente a su lectura de julio de 54,9, señalando una ralentización del ritmo de crecimiento de la actividad total.

En julio se había observado la primera expansión de la actividad total en cinco meses gracias a un repunte tras la pandemia y los trastornos causados por los confinamientos en toda la zona euro. Los dos grandes sectores estudiados revelaron tendencias divergentesen agosto.

Las empresas de servicios registraron niveles de actividad empresarial prácticamente iguales a los de julio. Por otra parte, la producción manufacturera aumentó intensamente y su ritmo de crecimiento se aceleró hasta el más rápido desde abril de 2018. Las carteras de nuevos pedidos aumentaron por segundo mes consecutivo, aunque al igual que en el caso de la actividad total, el ritmo de crecimiento se desaceleró a mediados del segundo trimestre.

El crecimiento de los nuevos pedidos en total fue debilitado por una caída de los nuevos pedidos para exportaciones, que a su vez fueron afectados por un intenso declive de los nuevospedidos procedentes del extranjero en el sector servicios, puesto que volvieron a imponerse restricciones de viaje en algunos países al registrarse aumentos en los casos de Covid.

Un intenso aumento de los nuevos pedidos recibidos en el sector manufacturero por segundo mes consecutivo contribuyó a generar una estabilización de los niveles de pedidos por completar en este sector, poniendo fin a una secuencia de veintitrés meses de erosión de los pedidos pendientes. En su conjunto, las carteras de pedidos por realizar siguieron contrayéndose, ya que las empresas de servicios indicaron una reducción más intensa que en julio.

Francia y Alemania

El impulso económico en Francia y en Alemania se ha desacelerado inesperadamente en agostodespués de que el fin de los confinamientos impulsara la actividad en junio y julio. Concretamente, el índice manufacturero francés se contrajo inesperadamente en agosto después de un rebote de dos meses, un revés que elevará preguntas sobre el verdadero estado de la economía y la necesidad de más estímulo.

El índice de gerentes de compras cayó por debajo de la marca crucial de 50, más débil que todos los pronósticos de una encuesta de Bloomberg, y el indicador de servicios indicó un crecimiento modesto. Una medida para ambas industrias disminuyeron a 51,7 de 57,3 en julio. Las fábricas francesas vieron disminuir los pedidos en agosto y continuó recortando puestos de trabajo. La confianza en la perspectiva se relajó.

"El impulso del crecimiento se ha estancado un poco", dijo Eliot Kerr, un economista de IHS Markit. "Los resultados destacan la fragilidad de las condiciones de la demanda a las que se enfrentan las empresas francesas y se duda sobre la recuperación en forma de V que muchos esperaban", añadió.

Francia, junto con otros países de la zona euro, está lidiando con un resurgimiento de la pandemia. Mientras que los Gobiernos han endurecido las medidas para frenar la propagación del virus, son renuente a recurrir a los cierres de la economía impuestos durante el pico inicial de la crisis en marzo y abril.

Por su parte, el impulso del crecimiento alemán se redujo en agosto con la actividad de los servicios frenándose debido al estado frágil de la economía. El índice de gerentes de compras de servicios cayó bruscamente después de que un resurgimiento de las infecciones desencadenara nuevas restricciones a los viajes y la caída del empleo amortiguaron la demanda interna.

La manufactura continuó mejorando, registrando más ventas desde el interior del país y el extranjero. Varios encuestados de la encuesta de IHS Markit mencionó un aumento de los pedidos de China y Turquía.

"La manufactura fue un positivo relativo, al menos en términos de las tendencias de la producción y los nuevos pedidos", dijo Phil Smith, un economista de la firma con sede en Londres. "Sin embargo, el continuo recorte de empleados de la fábrica es un recordatorio de que las empresas siguen bajo presión para reducir los costos".

Alemania, al igual que el resto de la zona euro está sólo al principio de la recuperación de su caída récord, con incertidumbre para un camino que es extremadamente largo. El PMI compuesto de Alemania cayó a 53,7 en agosto desde 55,3 en julio.

Normas
Entra en El País para participar