El S&P 500 y el Nasdaq registran nuevos máximos mientras Europa retrocede

Las caídas de los grandes valores arrastran al selectivo Ibex mientras el sector turístico rebota tras las fuertes caídas del lunes

Un hombre pasa junto a un a firma de valores en Hong Kong.
Un hombre pasa junto a un a firma de valores en Hong Kong. AP

La incertidumbre teñía de nuevo hoy los mercados. En Europa, las alzas se imponían después de una apertura en negativo pero al cierre, los inversores optaban por las ventas sin motivo aparente dejando caídas que llegaron a rozar el 1%. Wall Street, después de que el Nasdaq batiera ayer un nuevo máximo histórico y el S&P 500 lo rozara, se debatía también entre las pequeñas subidas o caídas, llevado principalmente por el sector tecnológico pero golpeado por las nuevas restricciones impuestas por EE UU a Huawei. Finalmente, predominaron las alzas en estos dos índices y ambos lograron nuevos récords: el Nasdaq supero los 11.200 mientras que el S&P 500 cerró en 3.389,78 puntos, tres puntos por encima de su máximo del pasado mes de febrero. El Dow Jones no tuvo la misma suerte y terminó con una caída del 0,24%.

En España el Ibex no quedó ajeno a todo ello y logró salvar los 7.000 puntos pese a ceder un 0,66%. El sector turístico repuntó tras las fuertes caídas del lunes -con subidas del entorno 2% de Aena o IAG- y pese a los rebrotes del Covid-19 por todo el mundo o la imposición de cuarentenas dentro de las fronteras de la Unión Europa. El sector bancario, que ayudó al selectivo a primera hora, cedió a las presiones al cierre, con BBVA y Santander registrando pérdidas del 1,5% y el 0,7%, respectivamente. No obstante, fue Inditex el valor que arrastró al Ibex en la sesión, tras perder un 1,7%. También contribuyeron otros grandes como Telefónica (-1,5%) o Repsol (-1,3%).

Así, el Ibex quedó en línea con el resto de índices del Viejo Continente. El CAC de París y el FTSE de Londres cayeron un 0,7% y un 0,9%, respectivamente, el parqué de Milán cedió un 0,5%, mientras que el menos afectado fue el de Fráncfort, que cedió un 0,3%.

La tensión de China con Estados Unidos enfrió los máximos de Wall Street, después de que ayer Donald Trump aumentase la presión contra Huawei. La Casa Blanca intenta cerrar las líneas de suministro de la china, incluyendo a cualquier suministrador de chips para Huawei en la lista negra de empresas vetadas para firmas estadounidenses. La medida ha castigado a varios fabricantes de chips en Asia y ha hecho que, a pesar de cerrar por encima de los máximos de febrero, el S&P 500 haya llegado a registrar ligeras pérdidas a lo largo de la sesión.

En todo caso, el mercado está listo para recibir algún tipo de impulso por parte ya sea de la Fed, que mañana publica actas donde podrían aventurarse cambios en sus objetivos (incluyendo la inflación), ya sea por parte del Congreso de Estados Unidos, donde sigue estancado el próximo paquete de estímulos. En este contexto, los operadores se resisten a vender, lo que provoca la paradoja de Wall Street en máximos históricos justo cuando se vive una recesión, también, histórica.

Precisamente ante la reunión de la Fed, el dólar cede posiciones ante euro, que se sitúa en máximos de mayo de 2018, en los 1,19 billetes verdes. Asimismo, también pierde frente al yen. La deuda a 10 años ha corregido (baja tres puntos básicos la de EE UU; dos la de España) y el petróleo cotiza plano después de que la OPEP+ dijera ayer que los miembros están respetando los recortes de producción. Pese a ello, el Brent conserva los 45 dólares por barril.

Normas
Entra en El País para participar