La transferencia “accidental” de 750 millones que acaba en una batalla legal

Varios receptores de los fondos, acreedores de Revlon, rechazan devolverlos

Transferencia Revlon Citigroup
Una transeúnte, en el distrito financiero de Nueva York. AP

Una transferencia accidental por parte de Citigroup por un importe de 900 millones de dólares (750 millones de euros) se ha tornado en una batalla legal con los fondos de inversión que recibieron el inesperado regalo. El banco, agente administrativo de la firma de cosméticos Revlon, transfirió por un "error operacional" las cantidades a las cuentas de los acreedores de la firma, dentro de una agria batalla entre éstos y la empresa por la reestructuración de la deuda.

Algunos de los fondos han devuelto el dinero, pero otros como Brigade se han negado, argumentando que la operación corresponde con la amortización del préstamo. El banco indica que solo quería abonar los intereses.

El error ha dado lugar a una batalla judicial y, también, a discretos contactos con los supervisores, en un caso que acapara la atención del mundo financiero. Entre bastidores, el banco ha comenzado a informar a la Oficina del Contralor de la Moneda y la Reserva Federal sobre cómo pudo cometer tal equivocación, según personas familiarizadas con el asunto. Este lunes el banco demandó a Brigade Capital Management.

En la demanda, el tercer banco más grande de EE UU, no ha ofrecido una explicación pública del fallo. Aunque los errores son inevitables en la industria, el pago ha despertado dudas sobre el funcionamiento de estos préstamos sindicados.

Los reguladores bancarios no resolverán la pelea, pero intentarán asegurarse de que estas situaciones no se repitan o revelen problemas más profundos que amenacen la estabilidad finannciera.

El banco argumenta que solamente pretendía hacer los pagos de los intereses de la deuda en nombre de Revlon, pero transfirió cantidades 100 veces mayores. El dinero, asegura, procede de los fondos del banco, no de la empresa.

Brigade y otros prestamistas, como HPS Investment Partners y Symphony Asset Management, se han visto envueltos en una guerra con Revlon a cuenta de la reestructuración de su deuda. El préstamo se negocia a precios del 30% del nominal, lo que indica las escasas expectativas de recuperación. Citigroup rechazó la afirmación de Brigade de que el dinero debe considerado como la amortización del préstamo. Brigade "debería haber sabido que no se pudo hacer un reembolso sorpresa del capital", dijo Citigroup, "y era muy consciente de que prácticamente ninguna empresa, y menos una de consumo en crisis como Revlon, haría un reembolso sustancial en medio de las importantes consecuencias financieras de la actual pandemia"

Normas
Entra en El País para participar