La gran banca moviliza 60.000 millones en financiación sostenible

BBVA cumple el 40% de su objetivo de llegar a 100.000 millones en 2025

La gran banca moviliza 60.000 millones en financiación sostenible

La banca española se ha volcado en la captación de fondos para financiar proyectos sostenibles. Y es que, solo en 2019, BBVA, Santander, CaixaBank, Bankia y Sabadell han movilizado unos 60.000 millones de euros destinados a proyectos que buscan limitar el impacto en el medio ambiente.

BBVA anunció ayer que ya ha cumplido el 40% del objetivo al que se comprometió en 2018 de movilizar 100.000 millones hasta el 2025 para contribuir a la lucha contra el cambio climático y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). De ese volumen, unos 18.000 millones los consiguió solo en el último año. Según los datos desglosados, el banco concedió un total de 10.176 millones de euros en préstamos sostenibles, además de financiar proyectos por 1.142 millones, principalmente en el sector de las energías renovables.

En cuanto a los bonos, el año pasado BBVA participó en 30 emisiones como coordinador que supusieron la colocación de 23.198 millones en total, con una cuota de 3.383 millones y emitió su segundo bono verde por 1.000 millones de euros.

Gracias a estas acciones, la entidad calcula que ha evitado la emisión de 724.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, casi el triple que el año anterior.

Igualmente, Santander lleva movilizados 20.000 millones desde el año pasado, cuando lanzó su plan para alcanzar los 120.000 millones en financiación hasta 2025 y que se ampliarán hasta los 220.000 millones en 2030.

Por su parte, CaixaBank se ha volcado para diversificar los segmentos a los que hacer llegar la financiación sostenible. La entidad presidida por Jordi Gual movilizó más de 8.400 millones en el último año, en el que financió 28 proyectos de energías renovables (que suman 8.322 MW de capacidad instalada) por un volumen de 2.453 millones de euros.

Además concedió 11 préstamos verdes por 1.303 millones, 11 préstamos vinculados a índices ASG (cuestiones Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo) por 919 millones y financió 938 millones para la instalación de inmuebles energéticamente eficientes. Por otro lado, AgroBank, la línea especializada en el sector agrario concedió 505 préstamos por 10,2 millones, y la filial portuguesa BPI 133 millones en proyectos relacionados con energías renovables, rehabilitación urbana y eficiencia energética en las empresas. También, la entidad catalana lanzó un bono ligado a los ODS por 1.000 millones de euros a cinco años.

En la misma línea, Bankia movilizó 9.000 millones, que incluyen préstamos corporativos, financiación de proyectos, emisiones de bonos y crédito promotor. De hecho, la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri creó hace un año una dirección específica de negocio y financiación sostenible con el objetivo de impulsar la movilización de recursos “bajo un marco de actuación comprometido con criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG), y promover la financiación de inversiones bajo estos mismos criterios”, según detalla la entidad.

Del mismo modo, Sabadell financió 800 millones de euros solo en proyectos de energías renovables (32 proyectos con una capacidad instalada de 1.250 MW), por lo que el volumen total de fondos movilizados en financiación sostenible es todavía mayor. Al cierre del primer semestre de 2020 la entidad ya lleva financiados proyectos verdes por 500 millones de euros.

Además, Sabadell explica que en 2020 ha definido e implementado unas guías para empresas con etiquetas sostenibles para otorgar una mejor financiación. Del mismo modo, recientemente ha lanzado el marco para la emisión de bonos vinculados a los ODS para promover una financiación que contribuya al desarrollo medioambiental y social.

Normas
Entra en El País para participar